15 de diciembre, Oración de 6:00 p.m.

Nuestras herramientas al servicio del Ministerio Apostólico.
Las dones

GUADALAJARA, Jal. México., Diciembre 15, 2018. (Berea Internacional).- Un don es un regalo de Dios, una gracia especial, es la habilidad o capacidad que el hombre recibe de Dios. Él los da al hombre con el propósito que sean utilizados para el beneficio de su Iglesia. Dios da los dones para que sus hijos los pongan a disposición de su Apóstol, pues él es el administrador de la gracia de Dios, por lo tanto todo don debe de estar a su servicio.

Cuando el hombre tiene un don, siempre debe de existir en él un reconocimiento que es un regalo que ha recibido. El don tiene sus limitantes, por lo tanto tiene que emplearse para lo que fue dado, para el beneficio de la Iglesia. En cambio la autoridad apostólica es ilimitada, Dios a sus elegidos los reviste de toda gracia, y tienen TODA la autoridad de Dios. la autoridad es sobre todo don, por lo tanto debe de sujetarse a la autoridad Apostólica que es sobre todas las cosas.

Un don no sujeto a la autoridad Divina de nada aprovecha a quien lo tiene, antes bien lo destruye. Un don es agradable a Dios, sirve, funciona, es provechoso cuando se utiliza en obediencia a la autoridad Apostólica.