El Apóstol de Jesucristo se presenta en la Iglesia de Huntington Park

(Berea Internacional) —“La obra perfecta de Dios se recibe, se acepta, a través del conocimiento de Dios; pero no todos lo alcanzan a entender, … esta bendición y esta obra es guardada para aquellos bienaventurados; porque quien recibe a un hombre de Dios… es porque Dios ha hecho la obra en su corazón…”

La Iglesia del Dios Vivo, Columna y Apoyo de la Verdad: La Luz del Mundo en Huntington Park, ciudad del Condado de Los Ángeles en California; fue bendecida con la visita del Ungido del Señor, Apóstol de Jesucristo Naasón Joaquín, quien se presentó en la casa de oración en las primeras horas de este día, cuando recordamos que el Señor le manifestara el inicio de su ministerio apostólico.

El Apóstol del Señor se dirigió a la Iglesia reunida y expresó: “La obra perfecta de Dios se recibe, se acepta, a través del conocimiento de Dios; pero no todos lo alcanzan a entender, comprender o discernir; esta bendición y esta obra, es guardada para aquellos bienaventurados; porque quien recibe a un hombre de Dios, a aquel que Dios puso; es porque Dios ha hecho la obra en su corazón… Hoy ya no vengo como tu ministro, habéis creído en el que Dios ha elegido: ¡Bienaventurado eres, porque no te lo reveló carne ni sangre; mas mi Padre que está en los cielos!… Dios me ha inspirado esta mañana a celebrar con vosotros este 4º Aniversario del Ministerio que Dios me ha permitido desempeñar” […]

En aquella mañana del 8 de diciembre yo empecé a clamarle al Señor: Consuélame porque siento mucho dolor, y solamente Tú eres el único que me puede consolar en un momento como éste, cuando escucho una voz hermosa:

“¿Por qué me pides consuelo? Si yo veo a mi pueblo desconsolado, triste, angustiado; y Yo he levantado un corazón para llevarles a ellos consuelo. Naasón, tú estarás al frente de este pueblo; el cual, si hoy lo ves grande, yo lo he de multiplicar aún más. Tu razón y tu conciencia no podrán imaginar cuán grande será esta Iglesia que tu padre ha trabajado”.

Hoy, después de cuatro años, veo a una Iglesia fuerte, unida en el propósito y en los designios de nuestro Dios… Gracias a Dios que no solamente me puso; sino que desde el primer momento que se mencionó mi nombre, cumplió su promesa de entregarme a la Iglesia como un solo hombre. Por eso hoy vengo lleno de gratitud y lleno de alegría a esta iglesia a recordar aquella dádiva que Dios me ha dado. Huntington Park tiene un significado espiritual en la mente y en los propósitos que Dios tenía para su hermano […]

En estos cuatro años, Jehová mi Dios y su hijo amado Jesucristo han sido mi pastor y nada me ha faltado.

En lugares de delicados pastos me ha hecho descansar.

Junto a aguas de reposo me ha pastoreado.

Ha confortado mi alma y me ha guiado por sendas de justicia por amor de su nombre y por amor de su santa Iglesia.

Aunque he andado en valle de sombra y de muerte no he temido mal alguno, porque Dios y su hijo Jesucristo han estado conmigo.

Su vara y su cayado me han infundido aliento, y han aderezado mesa delante de mí en presencia de mis angustiadores.

Ha ungido mi cabeza con aceite, y mi copa hoy sigue rebosando de alegría.

Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida, y en la casa, algún día, de mi Padre; en la casa de Jehová, moraré, juntamente con vosotros, por toda la eternidad.

Yo soy Naasón Joaquín, Siervo del Dios Vivo y Apóstol de Jesucristo

 

El Apóstol de Dios se despide

No sé si hubo otro lugar u otra persona en quien Dios manifestara esa obra, pero aquí, fue donde yo escuché, por primera vez, este hermoso testimonio… Sin yo saberlo, aquí Dios empezó a manifestar la voluntad que Él tenía escondida… Le doy la gloria a Dios, porque esta elección no fue de hombres ni por hombres; esta elección fue de parte de Dios.

A todos vosotros os digo: ¡He sido muy feliz! Mi vida será entregada para vosotros hasta mi último aliento. ¡Dios les pague por estar con su hermano! ¡Dios les pague por ser verdaderos hijos de Dios! ¡Dios los prospere en esta hermosa obra que Dios iniciase hace cuatro años! ¡La paz de Dios quede en vuestros corazones!