Agenda Apostólica

Entra Reynosa a la memoria del Apóstol de Jesucristo Naasón Joaquín

Entra Reynosa a la memoria del Apóstol de Jesucristo Naasón Joaquín; Crece y hermanos le dan su amor

REYNOSA, Tamps. A 14 de marzo del 2019 (Berea Internacional) Voz en cuello, el Excelentísimo Apóstol de Jesucristo saludó a los hermanos de Aquiles Serdán en Reynosa; ¡Heme aquí! ¡Vuestro en Cristo hasta mi último aliento! Les externó, y quienes aquí se congregan, con júbilo del alma, se gozaron al ver y oír a quien Dios ha Enviado.

Aún no oían lo que el Varón de Dios les diría, pero estaban entregados a su Elección. El Embajador del Reino de los Cielos agradeció a Dios por lo que ha hecho aquí, cosas que ahora Él ha visto en este su recorrido apostólico que abarcó cinco visitas a Casas de Oración de Reynosa.

Calificó como hermoso el contemplar cómo Dios ha hecho florecer su Iglesia en este lugar, como Dios la ha acrecentado, cómo de aquel grupito pequeño que Él conoció en la infancia, hoy Dios la ha multiplicado, y toda la ciudad se ha llenado de almas que alaban a nuestro Dios.

Recordó cómo el pueblo de Israel clamaba al Dios de Abraham, de Jacob e Isaac porque el dolor que ellos sentían era grande y aún a sus hijos les quitaban la vida, vivían en esa opresión, y deseaban reencontrarse con el Dios que sus padres les habían platicado.
Y El Señor escuchó su voz y cuando eso pasó, se acordó de aquellas palabras que le había garantizado. Describió aquella historia como un bosquejo de lo que ahora vivimos. Les comentó a los hermanos de Reynosa que ellos no sabían que había un Dios verdadero, que existía un Dios en los cielos, pues les habían enseñado a un dios pintado, o colgado en una cruz, pero llegó una ocasión en que sus almas gemían, se sentían vacías, y clamaban, Señor ¿Dónde estás? Y Dios escuchó su voz.

Esa voz fue el 6 de abril y levantó a su Siervo Aarón Joaquín González para llevar esta predicación por el mundo.
Llegó el día en que levantó a su Siervo Samuel para dar continuidad a la obra que Dios quería.

Pasó el tiempo y aquel 8 de diciembre del 2014 Dios le levantó a Él. Dijo el Varón de Dios que lo que el relataba es para significar que Dios nos ha sacado de una esclavitud espiritual, de una ignorancia, de una vileza en la forma en que vivíamos y hoy nos ha permitido ser el tesoro más hermoso de todos sus tesoros, porque a cada uno de nosotros nos llamó hijos, lo cual ninguno de los ángeles posee.

Y entonces, el Ungido de Dios Naasón Joaquín contrastó: si para el pueblo de Israel Dios demostró en ese entonces amor, con nosotros fue mucho más inmenso, porque Él no solamente nos rescató sino que nos hizo ser sus hijos.

A los hermanos residentes de esta ciudad vendrían palabras muy hermosas. Porque lo recibieron como a un ángel, o mejor aún, como al mismo Jesucristo. Porque trabajan, porque predican, porque tienen fe de Dios, Y el Apóstol del Señor sintetizó así las razones: ¡Reynosa está a mi lado!, ¡Reynosa está conmigo!, y tras reconocerles que habían inscrito su lucha en la historia de Dios, la llamó un guerrero de Aarón Joaquín, un guerrero de Samuel Joaquin y un guerrero de Naasón Joaquín.

Este es el tiempo de Reynosa, de Tamaulipas, del Apóstol de Jesucristo, Naasón Joaquín García.