Feliz, deja Brownsville el Apóstol de Jesucristo Naasón Joaquín

Feliz, deja Brownsville el Apóstol de Jesucristo Naasón Joaquín; les pide redoblar esfuerzos e ir de triunfo en triunfo.

BROWNSVILLE, Tx. A 15 de marzo del 2019. (Berea Internacional). Nuestro tiempo ha llegado, anunció el Excelentísimo Apóstol de Jesucristo, Naasón Joaquín García a sus amados hijos de Brownsville. Estuvo feliz con ellos, y les dejó el reto de brillar más, pero les entregó la certeza de que Dios es grandioso, es poderoso, y se manifiesta cuando ponemos nuestra confianza en Él.

El Embajador del Reino de los Cielos recorre ciudades de Tamaulipas, estado fronterizo de México, pero quiso pasar a saludar a sus hijos en la fe que se congregan en la frontera estadunidense de Brownsville.

Fue recibido con todo amor, y se alegró mucho al escuchar el canto que entonaban: Contigo estoy, y les saludó con todo el amor que Dios puso en Él: Qué hermoso, les dijo, es oír esa bella alabanza que manifiesta el sentir, la fe, el amor y el reconocimiento que Dios ha puesto en sus corazones.

Les externó que, así como el alma y el corazón de la Iglesia en Brownsville estaban alegres, también Su corazón brincaba de alegría, y los hermanos liberaron sus gargantas, y sus ojos, para glorificar a Dios. Lo oyeron comentarles que venía visitando Iglesias de Tamaulipas, pero no quería perderse la oportunidad de conocerles y decirles: Iglesia de Brownsville heme aquí hasta mi último aliento.

Enseguida, les dijo que es necesario que entendamos cuál es nuestra misión aquí en el mundo. El nombre La Luz del Mundo, como lo dijo en una carta, refleja nuestro compromiso, nuestro real deber que tenemos con el mundo: mientras transitamos en él, la palabra de Dios nos menciona que una luz no se tapa y se esconde. No. Una luz se pone sobre lo alto para que alumbre toda la casa. Y vosotros, les recalcó, sois la luz del mundo.

El Gran Apóstol de Jesucristo, Naasón Joaquín García, fue más explícito: les recordó que Dios los ha puesto cual lumbreras, por antorchas espirituales, cual ciudad fortificada sobre un monte que no se puede esconder y entonces los exhortó expresando su deseo de que la Iglesia en Brownsville también brille, también sea una iglesia hermosa que cual lumbrera en lo alto alumbre a toda la ciudad y que la gente diga: ¡allá está una Casa de Oración!, ¡allá está la Iglesia la Luz del Mundo!

Por ello los invitó a que se esfuercen, pues, aunque especificó que se sentía contento con su trabajo y su esfuerzo, les animó a que ese trabajo se duplique y pronto cuenten con otra hermosa Casa de Oración.

El Mediador de las Bendiciones de Dios en la tierra, les dijo que venía haciendo un recorrido desde los dos Laredos, en Estados Unidos y México, hasta este lugar y se había llenado de orgullo, de ver cómo la Iglesia ha ido creciendo, como los hermanos se han esforzado para comprar propiedades dignas de la Iglesia del Señor.
Hoy, les remarcó: nuestro tiempo ha llegado. Es tiempo que ahora nosotros nos esmeremos en tener una Casa de Oración para que Dios nos bendiga y nos multiplique. Si es así, les garantizó, Él le dirá al Señor que bendiga a esta Iglesia, que la multiplique y la prospere.

Los hermanos se sintieron alegres en sus palabras. Más, cuando les recordó que somos una Iglesia que va de triunfo en triunfo. Más claro, no somos conformistas, no nos quedamos frenados en un lugar por mucho tiempo, Nuestra Victoria, precisó, es Dios, y lo definió: Nuestro Dios es grandioso, es poderoso, se manifiesta cuando ponemos nuestra confianza en Él.
Y se despidió con palabras que llevaron a la Comunión perfecta de los hermanos y hermanas, que se iba contento, que se iba feliz, y que un día no muy lejano Él sabía que le darían la noticia de que tienen un lugar aún más hermoso, y volverá a visitarlos para alegrarse con ellos en este hermoso logro.

Brownsville, en Texas, también avanza. A la par que su desarrollo económico, también tienen la bendición de un auténtico Apóstol de Jesucristo, que quiso posar sus pies, para anunciar nuevas de Salvación y Vida Eterna, para predicar al Dios Todopoderoso.