Fue llenada su alma de dicha y quietud, a la eternidad

AUCKLAND, Nueva Zelanda (LLDM News). – El continente de Oceanía, continúa recibiendo gran bendición de Dios, pasado 6 días de la sublime oración Apostólica del fin de año. Haciéndose manifiesta la Obra de Dios hecha en el corazón de creer que la tierra hay Enviado del Salvador, el gran Apóstol de Jesucristo, Naasón Joaquín García, con la autoridad de reconciliar al hombre con Dios, en el acto sagrado del bautismo. Día marcado en el plan del todo poderoso de escribir un nuevo nombre en el libro de la vida.

Bendito paso de obediencia que tras entender que el bautismo es requisito indispensable para ser un candidato para la vida eterna, el alma sedienta decidió echar mano al mismo. Esperando con ansiedad el momento en el cual pudiera empezar su nueva vida en Cristo Jesús. Acto sagrado que fue efectuado por el D.E. José Lucas Escobar, habiendo gran regocijo por el nacimiento del Señor en su corazón, del alma nueva.

Cabe notar que todo el culto de Iglesia La Luz del Mundo en la ciudad de Auckland fue presidido en el idioma Ingles por las almas visitas y aspirante al bautismo. El tema: “Creados para la Eternidad” fue expuesto, trayendo a la memoria la palabra Apostólica que el tiempo es un regalo de Dios para buscarle mientras pueda ser hallado. Estando Dios ansioso de tener a sus hijos para iniciar una vida sempiterna con él.

En la hermosa enseñanza, el batallón espiritual compuesto de un matrimonio y jóvenes, continúan unidos al cumplimento de la promesa de Dios dada a su Apóstol en el engrandecimiento de su pueblo. Promesa que está dando cumplimiento en esta nación en la primera alma este año nuevo.

Testimonio hermoso pues, después de un encuentro previo en el cual fue no apreciado -en aquel entonces- por otra alma que, por gracia de Dios, hoy también forma parte del cuerpo de Cristo, se exteriorizó el amor fraternal entre dichas almas con un abrazo de gozo y bienvenida mostrando la una unión mayor que el material, el simbolismo de la sangre de Cristo, por medio del bautismo.

La batalla espiritual para sembrar la semilla en los campos blancos en el país de Nueva Zelanda continúa, en la historia eterna de Dios. Compromiso espiritual de trabajar unidos a su Padre en la fe, en la magna obra restauradora. Es por eso por lo que se escucha en la nación número 58, una expresión de júbilo: “Fundidos a nuestro Dios todo poderoso, a Jesucristo nuestro Señor, y Su bendito Apóstol Naasón Joaquín García, hasta el último aliento”.