Curazao, casa de la Elección, resalta el Enviado de Dios e invita a la Reconciliación con Dios

Willemstad, CURAZAO (Berea Internacional) — El Excelentísimo Apóstol de Jesucristo, Naasón Joaquín García, abrió al mundo las puertas de la Reconciliación, potestad que le es conferida por Dios. Desde Curazao, en el Caribe, proclamó que este es un tiempo aceptable y es día de salvación al tiempo en que dijo que el Señor Jesucristo vino a sacrificar su vida y a ordenar su Iglesia.

El Embajador del Reino de los Cielos y Ángel del Evangelio Eterno, continuó hoy con la 15ª Etapa de su Gloriosa Gira Universal y prosiguió con su tema abordado en Santo Domingo el pasado 17 de febrero, el de las tres principales etapas para alcanzar la vida Eterna.

La Iglesia del Señor en Curazao tuvo hoy un gran día. Los gentiles tuvieron también ese gran día y el mundo entero lo tuvo, porque el Gran Apóstol de Jesucristo extendió las puertas de la misericordia de Dios a quienes quieran buscar la Vida Eterna.

Advirtió de las falsas enseñanzas, predicó al Jesucristo bueno, amoroso, misericordioso pues la condenación de las almas no es un acto de Dios sino es una causa de la desobediencia humana. Como lo hizo el Apóstol Pablo, dijo en nombre de Cristo y de Dios que es tiempo aceptable, que el perdón del Señor Jesucristo está vigente e iluminó un camino para llegar a la Vida Eterna.

El Ungido de Dios Naasón Joaquín, es el primer Apóstol que posa sus pies en Curazao y se mostró alegre con los hermanos que viven en esta Isla y perseveran. Se dirigió también a visitantes, entre los que se encontraban Francisco Francisco, cónsul General de República Dominicana en Curazao; Ralph Obersi, Cónsul honorario de México y Tomás Maduro, inspector del Departamento de Policía de Curazao.

A todos relató el abandono que cometieron en la antigüedad con Jesucristo, a quien buscaban por los milagros, por el alimento, al cual multiplicaba, pero no por su propósito de salvar a todo aquel que creyere.

 

CURAZAO: NO ESTÁIS SOLO

En su saludo a los hermanos se alegró por ver a los verdaderos Hijos de Dios, a los cuales les dijo: no estás solos, sois parte de una hermosa familia, de la Familia de Dios. Esto, externó, es para buscar al mundo y la Gracia de Dios se manifieste a todo el mundo, lo que importa es que donde se congreguen dos o tres en su nombre, su Salvación ahí estará presente.

En medio de un gran fervor, de una activa participación del Orfeón de Washington, que fue invitado a este sitio paradisiaco, de gran júbilo espiritual de los hermanos de la Iglesia, y de la emoción de muchas de las visitas que acudieron a su Presentación, les manifestó su alegría porque en Curazao los hermanos le han permitido llegar a su corazón y su palabra ha sido casa y morada en vosotros.