La Iglesia del Señor, el paje de armas de la Elección

La Iglesia del Señor, el paje de armas de la Elección, dice en Delicias el Apóstol Naasón Joaquín

DELICIAS, Tamps. A 14 de marzo del 2019. (Berea Internacional). En la cuarta visita que hizo a casas de Oración de la Zona Metropolitana Binacional de Reynosa y Mc Allen, además de haber pasado por la mañana a Laredo Texas, el Excelentísimo Apóstol de Jesucristo, Naasón Joaquín García estuvo en la colonia Delicias de Reynosa y dijo que Dios le envió a librar a batalla espiritual de predicar su Evangelio por toda la tierra, pero que le dio como paje de armas a la Iglesia del Señor esparcida por el mundo.

En esta pequeña Casa de Oración se vivió un día especialísimo. Pasaron muchos días desde que ellos empezaron a acariciar el anhelo de tener entre ellos al Embajador del Reino de los Cielos y cuando esto se hizo realidad, hoy, no cesaron de alabar el nombre de Dios, de glorificar a Cristo y de acompañar con sus voces, sus ojos y sus manos, al Apóstol del Señor Naasón Joaquín García.

Cuando habló con los hermanos, el Varón de Dios les empezó a recordar la disposición de Jonatán de irse a la guerra con su paje de armas. Así dijo que tiene Él la responsabilidad de encabezar esta batalla espiritual, que nada tiene que ver con pistolas o piedras o palos, sino por las almas, pero se sintió complacido porque Dios también le dio un paje de armas que es la Iglesia.

A los hermanos de Delicias en Reynosa, les saludó con mucho amor, les expresó claramente su dicha por estar con ellos, y les dijo que su alma también saltaba de alegría por haberlos visto, pero les dejó el compromiso, la encomienda, de ayudarle a predicar esta Verdad.

Los hermanos manifestaron con toda felicidad su deseo de acompañarle en este proceso, y les aclaró: No se preocupen si son poquitos, porque a Dios le da lo mismo dar la victoria con muchos que con pocos y cuando Él te vea predicar mandará sus batallones.

Es un recorrido de victorias del Señor, el que ha permitido Dios a su Gran Apóstol de Jesucristo. Las páginas de oro de la Iglesia del Señor, de la historia de Dios, se siguen escribiendo.