Presentación Apostólica en la Iglesia de la calle 21 Oriente, en Puebla

(Coordinación de Crónica Apostólica).—El miércoles 18 de mayo, el Apóstol de Jesucristo, Naasón Joaquín García, visitó la primera Iglesia establecida en la ciudad de Puebla, ubicada en la calle 21 Oriente n. 1009, en la colonia Bellavista.

Acompañado de los hermanos P.E. Uzziel Joaquín, P.D. Ramiro Hernández, P.E. Gilberto García y P.E. José Oreste Sánchez –ministro de esta Iglesia–, el Apóstol del Señor fue recibido en la entrada del templo por el coro de niños, quienes portaban una pancarta en la que se leía: “Bienvenido a su casa”, “Bienvenido Apóstol de Jesucristo”.

Entre tanto, expresiones estentóreas de júbilo y algarabía espiritual de un numeroso grupo de hermanas y hermanos apostados en el exterior de la Casa de Oración se hacía presente a la llegada del insigne visitante.

La madre de las iglesias del estado de Puebla

Enseguida, el Apóstol Naasón Joaquín invitó a los hermanos a pasar al templo y ahí dirigió un breve mensaje a la Iglesia: “En esta ciudad de Puebla recuerdo que me tocó venir a una de las inauguraciones de esta Casa de Oración. No sé si fue esta o una anterior, pero su hermano estaba muy pequeño cuando vine acompañando a mi padre, pero tenía muchas ganas de conocerla.

“Y hoy que Dios me ha puesto en este lugar, tenía ganas de conocer dónde inició la obra en ese estado de Puebla, uno de los estados más prósperos de la Iglesia del Señor. Por eso le decía al hermano Oreste, con el pretexto de un desayuno o de una comida, invíteme a su Iglesia; pero en realidad quería venir a verles y conocerles. Quería saber dónde estaba la madre de todas las iglesias del estado de Puebla.

“Qué alegría conocerles y permítanme expresar mi gozo, porque también mi alma, al igual que la vuestra, brinca de alegría. Vamos ante nuestro Dios en el nombre de Jesucristo”. En ese momento una ferviente oración estremeció simbólicamente el templo.

Al término de la oración, el Apóstol de Jesucristo expresó lo siguiente: “Me invitaron a participar de un alimento. Yo sé que en tu fe y en tu conocimiento está el saber que mi presencia en este lugar también ha de traerte bendiciones.

“Tú has sido la madre de todas las iglesias del estado de Puebla. O sea, de ti han salido esas pequeñitas que hoy son grandes mujeres. Y se han levantado hermosos templos y colonias hermosas, y ayer estuvimos en una de ellas, la más grande y más hermosa de todas: en la colonia Apóstol Naasón Joaquín García.

“Pero todo sale de ti. Yo espero de ti que sigas dando esas hermosas niñas espirituales. Que no porque ya la Iglesia esté grande, tú dejes de procrear esas hermosas criaturas espirituales, sino que la 21 de Oriente nunca se canse de seguir esparciendo la semilla por todo este hermoso estado, para que la Iglesia siga floreciendo.

Despedida

“Así es que si me habéis recibido como hombre de Dios yo te digo que Dios te bendiga y cada vez que tú sales a la calle a dar testimonio, a predicar la palabra de Dios, que abundante lluvia espiritual trae a los corazones de las gentes para que se multiplique cada día más la Iglesia y siga creciendo.

“Dios te ponga el espíritu de la hermana mayor de este estado y que tu trabajo sea prosperado por Dios, para la gloria de Cristo su hijo amado y nuestro Salvador.
“Hermanos de la 21 oriente: estaré con ustedes unos minutos. Con alegría, comeré de tu mano para que Dios después te siga bendiciendo y te siga prosperando.

“Es un hermoso gusto haberles conocido y haber estado con vosotros. Dios los bendiga y los guarde”.

Después de su mensaje apostólico, el insigne visitante pasó a la casa pastoral a degustar los alimentos que la Iglesia de la 21 Oriente preparó con mucho amor.

Antes de subir a su vehículo para retornar a Amozoc, saludó con ósculo de amor a los cientos de hermanos que le esperaban en la calle. La estela de bendición apostólica dejó paz, confortación y nuevo ánimo espiritual en la grey poblana.

Fuente: Coordinación de Crónica Apostólica.

Album Not found