Saludo Apostólico a la Iglesia Universal, desde Guadalajara

(Coordinación de Crónica Apostólica) — El 28 de febrero, al término de la Escuela Dominical –que fue presidida por el hermano P.E. José Hernández–, el Apóstol de Jesucristo, Naasón Joaquín García, desde el balcón de su casa saludó y dirigió un mensaje a los hermanos de Hermosa Provincia, quienes lo escucharon atentos desde los atrios y las calles aledañas a la Casa de Oración, que lucían pletóricas de fieles.

Después de concluida la Quinta Etapa de su Gira Universal por Australia y Hawaii –iniciada el 17 de enero y finalizada el pasado14 de febrero, con la celebración de los bautismos en la isla de Maui–, el Apóstol del Señor manifestó su alegría de contemplar nuevamente a sus amados hijos en la fe.

Dios sigue llevando a su Iglesia de triunfo en triunfo

En sus primeras palabras, el Apóstol del Señor expresó: “¡Qué alegría estar de nuevo con ustedes!… ¡El Señor sigue llevando a su Iglesia de triunfo en triunfo! ¡Bendito sea su nombre desde ahora y para siempre!”. Después de la bendición experimentada en la Ceremonia Internacional de Bautismos, el Siervo de Dios destacó que la alegría continúa y que la Iglesia sigue y seguirá adelante.

En su presentación, externó dos satisfacciones que embargan de alegría su corazón. En primer lugar, los avivamientos que tendrán lugar el próximo 14 de marzo. “Sé que Dios derramará grande bendición sobre su Pueblo”, aseguró. Por otro lado, comentó que por la mañana desayunó con los jóvenes estudiantes de la Escuela de Idiomas en el Centro Recreativo SJF.

Destacó que son cuatro los grupos de jóvenes que han concluido satisfactoriamente sus estudios de alemán, francés, ruso y chino mandarín, respectivamente, y, de acuerdo con sus profesores, están capacitados para salir a los campos de batalla, donde predicarán el Evangelio de Cristo en su nuevo idioma y lo irán perfeccionando gradualmente en el país de misión al que sean asignados.

Ante tal noticia, dijo: “Su hermano se reunirá el próximo martes con el hermano P.E. Ramiro Hernández, Ministro de Evangelización, para empezar a organizar estos grupos y comenzar a enviarlos a los países donde no hay Iglesia. Esto quiere decir que la alegría y el trabajo continúan. Dios sigue llevando a su Iglesia de triunfo en triunfo”.

La Iglesia del Señor es de orden

En otro momento, manifestó una preocupación que le inquieta y que desea que la Iglesia Universal tenga conocimiento: “Quiero recordarles que la Iglesia del Señor es de orden”, acotó.

Enseguida, comentó que hay personas que, ajenas a nuestra fe, en internet han estado publicando números de cuentas bancarias para que los hermanos de buena voluntad “apadrinen” a un obrero y lo sostengan en el lugar adonde sea “enviado”, pidiéndoles que depositen dinero a cuentas apócrifas. No descartó que se pueda tratar de miembros de la Iglesia, a quienes censuró: “A ellos yo les reprendo, les digo y les recuerdo que no abusen de esas malas mañas para enriquecerse ilícitamente y abusen del sacrificio de los santos”.

Ante tal situación, el Siervo de Dios fue categórico: “¡Eso es mentira!, su hermano Naasón jamás le ha dado permiso a nadie para que obren y usen esa estrategia para la Obra del Señor… Sí he dicho que ofrendemos para ayuda de los obreros y para reconstruir la colonia Hermosa Provincia, pero la Iglesia del Señor es de orden: hay una Comisión de Finanzas en cada Iglesia –hermanos de buen testimonio, rectos, que la misma Iglesia ha escogido para que lleven una sana administración–, la cual está enseñada a recibir las ofrendas que cada hermano da voluntariamente y que de esa forma dicha Comisión destina para cada fin”.

Y agregó: “Pon tu ofrenda en las arcas y la Comisión eniará esta ofrendita al Ministerio de Evangelización, para que distribuya equitativamente lo que tú estás dando. ¿Quieres participar en la reconstrucción de la colonia Hermosa Provincia? Pon tu ofrenda y las Comisiones de Finanzas la depositarán a las cuentas que están establecidas por las tesorerías. Que esa ofrenda lleve a ese propósito, para que todo sea transparente.

“No te dejes sorprender ni engañar de quien te diga: ‘Nosotros queremos darle una sorpresa al Siervo de Dios’: ¡Esas ‘sorpresas’ a mí no me gustan!… A su hermano no le gusta hacer las cosas en secreto. Yo prefiero hacerlo abiertamente y decirle a la Iglesia que se iniciará la construcción de la colonia y cuando los permisos estén listos empezaremos la reconstrucción de los edificios.

“Así es que, Iglesia del Señor, no te dejes sorprender ni te permitas que alguien te diga: ‘En secreto el Varón de Dios nos lo confío’. ¡No es cierto! Su hermano no hace nada en secreto. El orden ya está establecido y la Iglesia lo conoce. Reporta a ese hermano o a esa hermana… para que conozcamos quién es la persona que se está aprovechando de esa situación para que todo llegue a su fin y que se logre lo que su hermano les ha invitado a realizar y así el Señor nos lleve de triunfo en triunfo.

“En suma, la supuesta cuenta de ‘la comisión para la obra’ no es cierta, todo lo debemos de hacer decentemente y en orden… Así es que yo no quiero que la Iglesia sea sorprendida por estas personas, tal vez ajenas a nuestra Iglesia o miembros de ella”, acotó.

Dios ha cumplido su promesa 

Antes de despedirse de la Iglesia, el Siervo de Dios expresó: “La Iglesia se ha unido a mi propósito, tanto en lo espiritual como en lo material, y está respondiendo de una forma maravillosa. Y es que todo lo que su hermano les ha manifestado se ha ido cumpliendo, una a una las palabras que su hermano les ha dicho, porque Dios está conmigo… El cumplimiento de las obras que su hermano ha hecho, juntamente contigo, son triunfos, testimonio de que Dios sigue y está con nosotros”.

El Apóstol de Jesucristo dio a conocer que en breve iniciará la sexta etapa de su Gira Universal que Dios le ha encomendado. Dijo además que se alegra al contemplar que la Iglesia sigue trabajando: “Yo te vi gozarte en gran manera y vosotros fuisteis testigos de la manifestación tan hermosa que Dios obró en favor de su Pueblo, donde hoy miles y miles de almas echaron mano a la vida eterna”.

En otro momento, destacó que el próximo avivamiento será una fiesta espiritual, donde Dios dará su testimonio a aquellos hijos que ha traído a su Pueblo. Por su parte, guerreros –el batallón espiritual de jóvenes– empezarán a salir a diferentes lugares donde no hay Obra, a países donde aún no ha llegado la Iglesia.

“La Iglesia sigue marchando adelante, sigue triunfante. No tenemos otra cosa más que decir: ¡No a nosotros, oh Señor, sino a tu nombre es la honra, la gloria y la alabanza! Sigamos luchando como los fieles siervo de Dios y defendamos la causa del Señor”, concluyó.

El Apóstol de Jesucristo invitó a cantar la alabanza n. 331, “Luchemos como los fieles siervos de Dios”. Al término de la alabanza, se despidió de la Iglesia Universal –quien a través de internet escuchó íntegro el mensaje apostólico– deseando la bendición de Dios.