Visita, el Apóstol de Jesucristo, la construcción de la nueva casa de oración en la colonia Maestro Aarón Joaquín

“Los verdaderos hijos de Dios son los que están aquí, trabajando para realizar el templo”

(Berea Internacional) — La Iglesia del Dios Vivo, Columna y Baluarte de la Verdad: La Luz del Mundo en la colonia Maestro Aarón Joaquín de esta ciudad; recibió la visita del Apóstol de Jesucristo Naasón Joaquín García, en el terreno que se ubica en la Calzada Elisa Flores, lugar donde se está edificando un templo para la gloria de Dios. El ministro encargado de esta iglesia es el hermano Pedro Hernández, quien le guió en un recorrido por las áreas donde se llevan a cabo diferentes trabajos que, en conjunto, se fusionan para esta grande construcción.

La visita de Apóstol de Jesucristo fue durante la mañana de este día, y en el momento de su llegada, un grupo pequeño de hermanos, quienes le recibieron con alegría; se encontraba trabajando en la construcción. El Varón de Dios fue acompañado de algunos ministros de la Iglesia, la hermana Alma Zamora de Joaquín, la hermana Diaconisa Eva García, el hermano Benjamín Joaquín y el Diputado Jonadab Martínez. A todos se les presentaron los planos y el diseño del nuevo templo, así como una breve explicación del proyecto completo que lleva por nombre “Torre Ángel de Dios”. La edificación de este templo dio inicio desde enero de 2018 en un terreno de 40 m por 40 m; en el cual están laborando, cerca de entre 80 y 100 hermanos, que trabajan diariamente en este proyecto de bendición.

El Siervo de Dios dirigió unas palabras a los hermanos que se encontraban trabajando a esta hora y también al ministro, encargado en este lugar, para que transmitiera su consejo al resto de la Iglesia por la tarde en la oración de 6:00. En sus palabras expresó: “En el futuro, será las “Ciudad La Luz del Mundo”, las que atraerán la atención. No solamente será la Iglesia esa ciudad o una colonia, porque la Iglesia somos todos nosotros, quienes hacemos posible los hermosos logros, los grupos grandiosos que, a través de nosotros, Dios nos concede realizar obras; la Iglesia somos nosotros.

Es bonito saber que en esta colonia, también hay hijos de Dios que Él ha bendecido y prosperado y que seguirá prosperando; entonces quiero que pensemos: Si Dios me ha seguido dando, si Dios me ha seguido bendiciendo, ¿podré seguir prosperando y olvidarme de mi Dios? En ninguna manera, así es que, la construcción de este hermosos templo que será, no solamente, una gloria para la Iglesia; sino para esta ciudad de Guadalajara. Esta construcción será para dar testimonio de que en la Iglesia está la verdadera fe de Dios, la cual nos hace y nos provoca a trabajar, y a hacer las obras más hermosas y grandiosas para la obra de nuestro Dios.

Entonces, como siempre ha sucedido y lo habéis visto, cuando vosotros terminéis este templo, la bendición en raudal, en abundancia, en prosperidad; vendrá a cada uno de vosotros, conforme hayan puesto su voluntad, su granito de arena, su solicitud, su esfuerzo físico para el trabajo de esta casa de oración.

Vengo para decirles: ¡Dios les bendiga! Los voy a llevar continuamente en mis oraciones. Cada vez que yo esté en Guadalajara, tomaré un día para venir a este lugar y ser testigo del crecimiento que irán llevando poco a poco de esta hermosa casa de oración.