Noticias

Anuncia Orfeón de Texas en Puerto Rico: hay Apóstol de Jesucristo

By febrero 23, 2019 No Comments

SAN JUAN, Puerto Rico. 23 de febrero de 2019 (Berea Internacional).- Unos 400 miembros del Orfeón de Texas de la Iglesia La Luz del Mundo, cambiaron rutinas, alegraron oídos, atrajeron miradas, embelesaron corazones en San Juan. Hoy, en el emblemático Castillo de San Felipe del Morro, no hubo recuerdos tristes, por el contrario, se escucharon himnos de loor al Señor Jesucristo, de honra, de prosperidad, de tiempo aceptable, de La Elección de Dios.

Las históricas calles de esta importante capital de Puerto Rico, que tantas personas han recorrido, fueron el histórico marco en el cual el Monumental Orfeón de Texas elevó, con voz clara, cánticos nuevos para esta ciudad, para sus habitantes, para sus turistas. Son cánticos con los cuales se recuerda que la Creación es de Dios, que el Salvador es su Hijo amado Jesucristo, y que, mientras Él esté sentado a la diestra del Padre, aquí su glorioso Evangelio es preservado y anunciado por el Embajador del Reino de los Cielos, Naasón Joaquín García.

Los corazones aquí presentes quedaron gratamente sorprendidos porque entre cientos de vehículos, por estas calles cuyas casas centenarias, muchas de adoquín, marchaban orgullosos, decididos, Hijos de Dios, que los invitaban mañana a la presentación del Excelentísimo Apóstol de Dios. Mientras tanto, miembros de los batallones espirituales aquí enviados, entregaban impresos en los que se anunciaba que hay Apóstol de Jesucristo en la tierra, y que la Iglesia del Señor, la del Dios Vivo Columna y Baluarte de la Verdad, La Luz del Mundo, los espera en casi 60 países del mundo.

Es la 15ª Etapa de la Gloriosa Gira Universal del Excelentísimo Apóstol de Jesucristo, Naasón Joaquín García. El Caribe sigue disfrutando al saber que hay tiempo aceptable, al ser bendecidos por la presencia del Ungido de Dios y por el Manto de La Elección. Mañana es el día memorable para Puerto Rico, y las naciones conquistadas para el Señor Jesucristo, se gozan porque ven la Obra de Dios, en el corazón de los hombres.

¡Gloria al Señor!