Capacitación ministerial, firmeza y prosperidad para la Iglesia.

Cabo Verde. A 19 de noviembre de 2019. (Berea Internacional) Frente a las costas de Senegal, está la paradisiaca República de Cabo Verde, con sus hermosas playas, bañadas por las aguas del océano Atlántico, es un lugar de ensueño.

Hasta este rincón del mundo ha llegado el Apóstol de Jesucristo Naasón Joaquín García y ha traído el Evangelio de Salvación. Viene a por los suyos, por los de vestiduras blancas, los que fueron rescatados con la sangre del Cordero, los Hijos de Dios.

Trae también preparación, capacitación, superación y prosperidad a quienes, valientemente, se han unido a su trabajo, los misioneros de la Iglesia del Señor. Los afirma en la doctrina Apostólica, le pide a Dios les dé más ciencia humana y trae consigo a sus ministros, para expandir la base del conocimiento humano, de forma constante y continua. Comparte con ellos ese saber y los impulsa a ser buenos cristianos y mejores ciudadanos.

Los hermanos, muestran su agradecimiento para con Dios, siguiendo las enseñanzas del Maestro, viviendo a cada día el Evangelio, haciendo suya la limpia manera de vivir de quien marca el ejemplo a seguir.

La Iglesia se reúne en su casa de oración, ya por la mañana, ya por la tarde; adora al Dios Vivo, el Padre; adora a Jesucristo, el Hijo de Dios; Ama la Elección Apostólica; la escrita por Dios en el corazón de los hermanos, de los que ya vienen y de los que vendrán.

La capacitación ministerial es sinónimo de firmeza y prosperidad en el Pueblo del Señor, en la Iglesia del Dios Vivo, Columna y Baluarte de la Verdad, La Luz del Mundo, es trabajo apostólico.

Los Hijos de Dios exclaman con alegría inmensurable ¡Yo no voy solo! ¡Él está conmigo!
Así es moradores de la tierra: hay Varón de Dios y Apóstol de Jesucristo, su nombre es Naasón Joaquín García.