Bautismos

Ceremonia de Bautismos en Parque “El Caracol” de Tulancingo, Hidalgo

“Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo.” (Hechos 2:38)

TULANCINGO, Hgo. México., a 17 de Marzo de 2019. – Este día hubo fiesta espiritual en el Parque Recreativo Caracol de esta ciudad hidalguense, al llevarse a cabo una Ceremonia de Bautismos para perdón de pecados, por medio de la Autoridad deposita por Dios en el Santo Apóstol de Jesucristo Naasón Joaquín García.

Por tal motivo, los hermanos de la Iglesia del Dios Vivo, Columna y Apoyo de la Verdad, La Luz del Mundo, Distrito XVI, de Hidalgo, a cargo del P.E. Víctor Reséndiz, poniendo por obra la invitación apostólica para predicar el Evangelio de salvación, por toda la tierra, trajeron más de 80 almas, convencidas por el Espíritu de Verdad, para bajar a las aguas del bautismo.

Trabajo del Ungido de Dios porque, conforme la fe los hermanos de la Iglesia del Señor crece y es confirmada a cada día, así Dios aumenta la bendición para ellos, ya que donde hay fe, hay obras y en donde hay obras hay prosperidad.

Hoy la Iglesia en Hidalgo ha prosperado aún más y los más de 80 aspirantes al bautismo, después de que el hermano O.E. Natanael Espinoza llevase a cabo la toma de protesta de fe, bajaron a la pila bautismal, en la cual los hermanos ministros D.E. Abner Ramírez, D.E. Abel Arce, D.E. Eliseo Gómez y D.E. Misael Rojo, D.E. Usiel Garcia autorizados por el Apóstol Naasón – Administrador de la gracia de Dios en estos tiempos – invocaron el nombre de Jesucristo y sumergieron de cuerpo completo a cada uno de ellos, cumpliendo así el mandato establecido por el Señor Jesucristo y llevado a cabo en el ministerio de los cada uno de los Apóstoles de Jesucristo: “…Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo.” (Hechos 2:38)

Posteriormente, el Encargado Heriberto Lobillo, les dio la bienvenida a los recién bautizados y nuevos hermanos en Jesucristo, ahora miembros de la Iglesia del Dios vivo.

¡La victoria es de Cristo!