Cuba, rico en historia y gran receptor de turismo, respira la paz de Dios

LA HABANA, CUBA. A 14 de noviembre de 2019. (Berea Internacional) Por estar ubicada entre mares y países del Caribe, muy cerca de Estados Unidos o de México, y haber sido estratégica en tiempos prehispánicos y durante la conquista española de América, Cuba posee una rica historia que comparte a sus visitantes.

Aquí los museos, los edificios de gobierno, sus calles, sus grandes empresas productoras y exportadoras de azúcar de caña, o de Tabaco, sus playas con aguas azules y verdes turquesa, su cultura y las artes que tanto los distinguen, o sus deportistas destacados en el box o en el béisbol, lo mismo que su típica gastronomía habla permanentemente de ellos.

También es famoso el altísimo nivel de su medicina, son maestros en salud pública y no son pocas las personalidades que aquí han atendido padecimientos que los agobiaban.

Cuba tiene muchos lugares históricos y de turismo que vale la pena conocer y recorrer. Sus guías de turistas son muy especializados y aunque es común pagar alquiler de autos, los visitantes que llegan por miles y de todo el mundo, prefieren recorridos con expertos para abordar autos convertibles de los años 50′ en los que recorren la ciudad, la conocen, y siguen un bello trayecto a la Habana Vieja donde es excelente la comida y atrae su arquitectura.

Acá también admirando la Creación de Dios, sus promesas cumplidas, la extensión de su misericordia, el tiempo aceptable, el día de salvación, los cubanos adoran al único Dios Vivo, y existen espacios propios para la adoración al Señor Jesucristo en los que los fieles aprenden a ser buenos cristianos para Dios y, por ende, buenos ciudadanos para el mundo.

La gira de la Universalidad del Evangelio prueba que aquí se respiran favorables vientos de la paz de Dios.