Descubriendo los primores de Curazao

PAÍS DE CURAZAO., a 20 de febrero de 2019. (Berea Internacional). – Curazao, la hermosa isla situada al norte de Venezuela y a pocos kilómetros de Aruba. Este lugar cuenta con más de 30 playas, algunas con extensos tramos de arena blanca y otras más chicas rodeadas de acantilados y enormes rocas volcánicas. Es un destino rico en historia, así como en bellezas naturales.

Su capital, Willemstad, ofrecen una interesante mezcla de cultura afrocaribeña, holandesa y latinoamericana. Es donde atracan los barcos de crucero, es una ciudad vibrante y cosmopolita con muchas tiendas y cafés frente al mar y su centro está declarado Patrimonio de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO por sus siglas en Ingles).

Playa Kolki, ubicada en la costa noroeste, es una de las más populares y sobresale por las rocas blancas de origen coralino y de piedra caliza. La arquitectura en Curazao es la mezcla perfecta entre Europa y el Caribe. Sus enormes puentes, con nombres reinas holandesas, atraviesan el agua conectando todos los distritos.

El nombre de esta isla parece deberse a la palabra portuguesa curación, en referencia a las frutas que allí se encontraban, necesarias para curar el escorbuto a los navegantes. Los idiomas oficiales son el neerlandés, lengua materna de alrededor del 10% de la población y el papiamento, lengua materna de alrededor del 75% de la población (mezcla de español y afro portugués).

La isla de Curazao fue descubierta por los españoles en 1499 y tomada en 1634 por los holandeses, quienes establecieron en su actual capital, Willemstad, una base naval. La ciudad atrajo a mercaderes holandeses y judíos (la antigua judería, como Scharloo, al norte de Willemstad, todavía se conservan).