Día placentero por la magna Obra redentora de Jesucristo

GUADALAJARA, Jal. México (LLDM News). – Domingo 9 de junio, a las 12 del mediodía (hora local) volvió a tener vigencia la palabra de la Salvación: El que creyere y fuera bautizado será salvo (Ref. S. Marcos 16:16), a través de la intervención del Ministerio de la Reconciliación depositado en el santo Apóstol de Jesucristo, Naasón Joaquín García, quién delegó de su autoridad para invocar el glorioso Nombre de Jesucristo, al hermano D.E. Miguel H. Mena, que efectuó el oficio sagrado frente a más de 100 fieles reunidos en la casa de oración de Iglesia La Luz del Mundo en la colonia Popular Oblatos de la ciudad de Guadalajara.

Bajaron a las aguas salvíficas de su alma nuestros hermanos Jonathan y Josué Guillermo rescatados por la palabra Apostólica de la Vida eterna, muy emotivamente salían de la pila bautismal gozosos de que sus nombres fuesen incluidos en el libro de la vida.