Entregan a ministros títulos de propiedad en Maputo

Entregan a ministros títulos de propiedad en Maputo; La Iglesia tiene otro predio

MAPUTO, Mozambique. A 26 de noviembre de 2019. (Berea Internacional) El crecimiento de la Iglesia del Señor en África, este caso en Guinea Ecuatorial es muy sólido y no solamente en lo espiritual, porque día tras día se añaden más almas a este Pueblo bendito, sino que hasta en lo material hay prosperidad.

Hoy los ministros que envió a este país el Apóstol de Jesucristo Naasón Joaquín García, consolidaron la compra de un predio en esta ciudad de Maputo, y aquí se erigirá con la ayuda del Señor un templo más a la gloria de Dios.

Esta es la Gira de la Universalidad del Evangelio, este es el Quinto Año de la gloriosa Nueva Era, y Dios ha prosperado tanto a esta nación en el ministerio del Gran Apóstol del Señor Naasón Joaquín, que hoy lo vemos reflejado en más miembros, más bautismos, más jornadas de evangelización, y hoy, más casas de Oración.

A las 11:00 horas de esta mañana, puntuales a la cita en la dirección de registros notariales de Maputo, es decir en la notaría # 3 de Maputo, una dependencia del Ministerio de Justicia, y Asuntos constitucionales y religiosos de Mozambique acudieron los ministros a recoger lo que ayer se firmó: los documentos de compra venta de la propiedad que se acaba de adquirir en esta ciudad capital de Maputo Mozambique.

Tras una breve explicación al representante legal de la iglesia en Mozambique, el hermano Eusebio Joseph, de lo que es el documento que estaban recibiendo, lo que era y representa -contrato de compra venta- procedieron junto con los pastores enviados por el ADJ como testigos, a revisar los documentos.

Que todo se ajustara a la legalidad y al orden: con esto, poniendo el último sello y finiquitando lo que ya es un hecho, la propiedad ya es de la iglesia La Luz Del Mundo en Mozambique.

Al concluir, el grupo se puso en el camino a 25 minutos al norte de la capital, a la región de Matola, a una comunidad llamada Machava, para explorar el territorio a las afueras de Maputo.

Y como aquellos varones que se adentraron a explorar la tierra de Canaán de la misma manera encontraron tierra muy fértil y sedienta de esa lluvia espiritual, la cual hoy en este tiempo es el evangelio de Jesucristo.