Escribió Mozambique bellas páginas con el Apóstol Naasón Joaquín

Escribió Mozambique bellas páginas con el Apóstol Naasón Joaquín; ¡Seguid! ¡Seguid!

MAPUTO, Mozambique. A 24 de noviembre de 2019. (Berea Internacional) La Iglesia del Señor en esta Nación de Mozambique, escribió páginas tan bellas en la historia, que difícilmente hoy se va a aquilatar su esfuerzo, su fe, su perseverancia, su amor a La Elección. Lo hicieron al lado del Apóstol de Jesucristo Naasón Joaquín García, y es la hora en la que los hermanos siguen agradeciendo al Dios vivo con todas sus fuerzas todos los beneficios recibidos.
Hoy acudieron a su servicio de alabanzas, y pasaron a cantar al frente, tanto hermanas como hermanos, todos totalmente agradecidos con El Señor. Con ellos ya se sumaron en su calidad de hijos de Dios, hijos de la libertad espiritual, los que se bautizaron hoy mismo, y son como ángeles en la tierra, que dan glorias y aleluyas al Señor Jesús.

A los hermanos hoy bautizados se les dio la bienvenida en la Casa de Oración, que es otra muestra de fraternidad, de igualdad y de unidad perfecta en esta Iglesia Santa del Señor: Un señor, una fe, un bautismo, y articulando todo, el Gran Apóstol de Jesucristo Naasón Joaquín, el administrador de los misterios de Dios, y Mediador de las bendiciones de Cristo.

Se les dijo que en este bendito pueblo, el Siervo del Señor nos ha colocado en el hueco de la mano de Dios; que en esta Nueva Era solo vemos superación, prosperidad; que en el mundo somos muchos más de cinco millones de hermanos habitando en los cinco continentes; que fuimos hechos hijos de Dios y que todos, sin excepción, somos del Señor.

Al final de este fervoroso servicio, los ministros y los hermanos, como un solo hombre, se tomaron una fotografía del recuerdo, que habla de una estancia feliz, de un desarrollo bien planificado con ayuda de Dios y esta prosperidad en Mozambique apenas empieza.

Antes, para Gloria del Señor, ahí quedan dos cantos que entonaron los hermanos: “¡Qué hermosa es la vida, a Cristo sirviendo!” o “La Luz de un Apóstol” y también para recuerdo de su pueblo, el Salmo de Naasón Joaquín que pasó a decir de memoria un hermano recién bautizado: Goliat es su nombre, y sí, confesó que quiere servir al Santo Apóstol de Jesucristo.
Esto ha hecho más feliz a la Iglesia del Señor en esta nación.

¡Seguid! ¡Seguid! Hermanos de Mozambique. ¡Con su Santo Apóstol Naasón Joaquín, Dios es con nosotros!