Filipinas, paraíso terrenal eres creación de Dios y estás en el hueco de su mano

MANILA, Filipinas. A 27 de octubre de 2019. (Berea Internacional) Enclavadas en el sudeste asiático – entre Borneo y Taiwán – las Filipinas son un conjunto de 7,107 islas de origen volcánico, conocidas como el Archipiélago de las Filipinas y oficialmente reconocida como la República de las Filipinas; su capital es Manila, su moneda el peso filipino y el idioma oficial es el Filipino, aunque es común el uso del inglés. Su himno oficial se titula “Patria amada”.

Terreno codiciado por las naciones aledañas y aún las lejanas; con una reciente industrialización y una creciente economía, ha sido objeto de muchos cambios políticos, culturales y aún religiosos. En la época de la colonia española, el idioma de Castilla y la religión que profesaban en Iberia fue impuesta; cuando España perdió su poder ante los Estados Unidos de Norteamérica (EE.UU.) también la religión e idiomas cambiaron. Después sufrieron la ocupación japonesa, durante la segunda guerra mundial, para después de esta, lograr el reconocimiento de su Independencia de parte de los EE.UU. que fue proclamada el 12 de julio de 1898.

Hoy, nación independiente, exporta mayoritariamente componentes electrónicos y mecánicos, ampliamente usados en la industria automotriz, minerales, aceites minerales y sus derivados, siendo sus principales destinatarios Japón, China y los EE.UU.

En este paraíso, creación y obra de Dios, rodeado de montañas, bosques pluviales (de lluvias), inmensidad de islas con mares cristalinos, cuya diversidad cultural, culinaria, social y aún religiosa es manifiesta, el Apóstol de Jesucristo Naasón Joaquín García envió a los Hijos de Dios más alimento espiritual, el repartido por Él a todas las almas que tienen necesidad de Dios; las que buscan su redención y anhelan la vida eterna; los escogidos para salvación y perdón de pecados.

¡En Asia, Filipinas también es una patria muy amada de Dios; hasta ti ha llegado el consuelo del Manto de la Elección y tus plegarias son respondidas desde el reino de los cielos a través de Su Embajador!