Finlandia, tus planicies; marco de la prosperidad del Evangelio de Cristo

HELSINKI, Finlandia. A 27 de octubre de 2019. (Berea Internacional) La República de Finlandia, la muy desarrollada, la que sin estridencias alcanza niveles de desarrollo humano anhelados en todo el mundo, es una nación establecida al noreste de Europa; tiene fronteras con Suecia, Noruega y Rusia, su ciudad capital es Helsinki, y tiene dos idiomas oficiales: Finlandés y Sueco. Su economía es una de las más robustas en el continente europeo y se distingue por sus excelentes servicios en la industria de la manufactura.

En la capital, existe una avenida central llamada Mannerheimintie, en la cual se encuentra el Museo Nacional de Finlandia; lugar que preserva el registro de la historia de esta nación, desde la época de piedra, hasta esta era moderna.

Si uno la quiere describir hay que decirlo. Posee un vasto número de islas (98,000) y lagos naturales (aproximadamente 190,000); es predominantemente un llano plano; con clima que va de templado a extremadamente frío; también, una cuarta parte de la extensión territorial está más allá del círculo polar ártico; esto significa para la región norte del país, 73 días seguidos de sol durante el verano y 51 días de oscuridad en el invierno. Todo, obra de Dios.

Los sectores económicos más desarrollados son la metalurgia, la madera y las telecomunicaciones; aunque el terreno plano y la abundante agua, permiten la prosperidad en el cultivo; esto como actividad secundaria. Estar aquí, pasear por sus calles, ver su arquitectura, museos, universidades, su forma de vida es toda una lección.

Ya Dios ha visto con agrado a esta nación, y sus planicies son marco de la prosperidad de las promesas divinas de expansión del Evangelio; administrado en estos últimos tiempos por el Apóstol de Jesucristo Naasón Joaquín García, quien dirige el mensaje de salvación y oportunidad para alcanzar vida eterna al norte de Europa; la Finlandia de los lagos y las islas, la ciudad amada por Él.