Juventud con valores

(Coordinación de Crónica Apostólica) — El domingo 11 de agosto de 2019 se llevó a cabo la caminata juvenil de la Iglesia la Luz del Mundo, denominada: Juventud con valores, que partió del Centro de la ciudad de Guadalajara y culminó con un evento socio religioso en la glorieta de la Minerva.

Por ser domingo, la caminata dio inicio hasta las catorce horas, cuando culminó la vía recreativa que abarca toda la avenida Vallarta. El inicio de la marcha se dio con las banderas de los países asistentes a la Santa Convocación número 81, entre los que destacaron Inglaterra, Ecuador, Guinea Ecuatorial, Australia e Israel.

La marcha juvenil se llevó a cabo en completo orden, en bloques de cinco mil jóvenes aproximadamente cada uno, hasta completar un contingente de 150 mil jóvenes entre hombres y mujeres que abarcaron desde la glorieta Minerva hasta la Calzada Federalismo, concertadamente acomodados, mostrando disciplina y valores, pues su marcha fue en total armonía y durante la misma, entonaban himnos de adoración a Dios.

En la organización participaron diversas asociaciones civiles como Alma de Mujer y Vida, Médicos Unidos por tu Salud, el Cuerpo de Protección Civil, además del Ministerio de Bienestar Social quienes llevaron la responsabilidad de atender cualquier eventualidad que se presentara, culminando con saldo blanco, además de distinguirse por mantener no solo el orden, sino también la limpieza absoluta de las calles donde transitaron. Cabe destacar el desempeño del Cuerpo de Policía Municipal, quienes en todo momento salvaguardaron la integridad de la juventud.

Al llegar a la Glorieta Minerva, el P.E. Nicolás Menchaca Tristán, fue el responsable de dar la bienvenida a la juventud y dirigir el mensaje que envió el Apóstol de Jesucristo Naasón Joaquín desde Los Ángeles, California. En el intervalo del programa participaron jóvenes y señoritas de diferentes países que dieron un mensaje a sus hermanos de fe o entonaron alguna alabanza en su idioma de origen.

Los mensajes en representación de las 58 delegaciones del mundo donde se encuentra establecida la Iglesia, fueron presididos por jóvenes y señoritas profesionistas en los cuatro idiomas más representativos; en español, la señorita Arisleida Cuesta de Colombia; en inglés, la señorita Betsabé Vélez de Londres, en francés el joven Raymond Flores de París y en italiano la señorita Eva Cavallini de Roma. Además se escucharon himnos en inglés, español e italiano, entonados por los jóvenes David Mendoza, de Estados Unidos, Saraí Cárdenas de Colombia y Efraín Corralejo de Italia respectivamente, además del coro de Europa que cantó en el idioma francés.

El momento cumbre del evento fue cuando el orador leyó un mensaje escrito que envió el Apóstol de Jesucristo a toda la juventud, donde evoca el evento que se llevó a cabo de manera similar en el año 2017 en el que él estuvo presente, y les incita a seguir practicando los valores de honestidad, integridad, superación, compromiso, trabajo y respeto, a través de los cuales es posible mejorar las perspectivas del futuro personal y familiar, en medio de una vida llena de riesgos “Esa fracción social, diferente, comprometida, justa, deseosa de hacer un cambio real y confiable, con capacidad de dirección, apoyada en la juventud, se ha multiplicado en millones, esa fracción social es La Luz del Mundo” –destacó el emotivo mensaje apostólico.

Así mismo hizo mención que, desde el día de su arresto hasta el día de la caminata de la juventud con valores, iban más de 40,000 bautismos alrededor del mundo.

Son ustedes jóvenes con valores, que sostienen a la sociedad, con principios que dignifican la vida del joven; con cualidades que nos hacen ser mejores ciudadanos, en una moralidad respetuosa de los derechos de otros que piensan diferente, sin imponer sus creencias, ni obligar a sus principios.

Son ustedes jóvenes que bajo esos fundamentos queremos hacer de nuestra patria una nación más honesta, más justa, más respetuosa, más trabajadora, más comprometida con los que menos tienen, de más compromiso y de menos banalidad, de mayor esfuerzo y de menos desidia, de más trabajo y menos pereza, de más responsabilidad y menos indiferencia. Esos valores los he inculcado entre jóvenes y niños, hombres y mujeres con responsabilidad social, EN LA JUVENTUD LUZ DEL MUNDO.

Finalmente, se despidió exhortándoles a no poner la vista en los malos ejemplo de las cosas que vive la sociedad actual y que permean la integridad de las familias, antes bien que, procuren plasmar en ellos y en sus familias principios positivos y morales y a seguir adelante con la patria, el gobierno, la iglesia, con Cristo y con él.

Fuente: Coordinación de Crónica Apostólica.