Listo el Pan para la Santa Cena: habrá banquete espiritual

GUADALAJARA, Jal. México. (Berea Internacional).— Una hermosa voz nos ha invitado al banquete espiritual, esto por el amor tan grande que Dios manifiesta por la humanidad, pero en particular por los que somos sus Hijos por adopción. Título no conferido por los hombres, sino por la misericordia del Eterno.

En la Iglesia del Dios Vivo, Columna y Baluarte de la Verdad, La Luz del Mundo, la invitación provino del Apóstol de Jesucristo Naasón Joaquín García, hombre a quien Dios eligió desde antes de la Fundación de los tiempos (Jeremías 1:5).

Atenta a dicha invitación, la Iglesia se ha transportado de las esquinas del mundo; excepto Canadá y los Estados Unidos de Norteamérica, los demás países en los que hay presencia, se han trasladado hasta la ciudad designada para la Santa Convocación, la fiesta espiritual más grande para el pueblo de Dios. En ella, se come el pan y se bebe de la copa, anunciando la muerte del Señor Jesucristo, hasta que Él venga. (1 Corintios 11:26)

Es el Ministerio Internacional de Oficios Sagrado, quien extrae el jugo del fruto de la vid; y hoy, la elaboración de pan está siendo cumplida. Es el pan, tal y como lo enseñó el Señor Jesucristo a sus discípulos y revela a sus Apóstoles, el que representa su cuerpo. (Mate0 26:26)

La mesa está puesta, el pan y el vino prácticamente elaborados, los convidados a la Santa Cena del Señor, presentes; solo falta el momento en el cual, el Siervo de Dios y Apóstol de Jesucristo, Naasón Joaquín García, por medio de la autoridad que Dios le ha dado, con su sola palabra sanará (Mateo 8:8) y unirá a la Iglesia a su Señor, Jesucristo, en la perfecta unidad espiritual.

¡Bienaventurados los que son llamados a la Santa Cena de Señor!