Llena de bellezas naturales y riquezas, Sudáfrica tiene paz y libertad

SUDÁFRICA. A 30 de noviembre de 2019. (Berea Internacional).- Esta nación es un ejemplo claro del tránsito hacia la pluralidad y la modernidad de un pueblo. Roto el Apartheid que la marcó y caracterizó por mucho tiempo, Sudáfrica es una República que tiene tal diversidad, que sus capitales son tres; sus idiomas oficiales son 11, posee el PIB más alto del Continente.

Este país desarrollado, es la vanguardia de África y quien llega aquí se muestra muy complacido.

Sus costas y aguas son bellas, su clima, sus paisajes, excepcionales. Y aunque sus fuentes principales de riqueza son la exportación de diamantes, de oro y muchos minerales más, también impulsan el turismo, por lo que es posible incursionar en los espacios que uno siempre quisiera conocer más a fondo como el de los safaris, donde es posible apreciar grupos de animales propios del continente.

Si además disfruta uno el colorido de calles y negocios, de parques y espacios públicos, si está uno dispuesto a conocer sus autotransportes públicos, entonces se va a ir satisfecho.

Las viejas costumbres de los moradores son otro atractivo. Con un poquito que uno los conozca, abren sus recuerdos, cuentan sus experiencias.

Ellos creen en la convivencia. Ellos son fuertes. Son luchadores y guerreros. Ellos quisieron vivir en libertad, terminaron con la segregación racial y llevaron a la presidencia de la república a uno de sus líderes principales de la época contemporánea: Nelson Mandela.

Y aquí en ciudades llenas de color, donde la gente se esfuerza cada día por ser mejor, aquí reina la paz de Dios, no como el mundo la da, sino como el padre la imparte; aquí hay un grupo de personas que decidieron servir al único Dios Vivo y lo hacen con dedicación.

A ellos ha llegado una gran bendición, que se va a extender a muchas personas y naciones en este continente.

Libertad del alma, gozo espiritual, llegaron.
Sudáfrica: Tu tiempo llegó. También aquí hay Luz del Mundo.