Microestado, el más grande, Santo Tomé siente la libertad y prospera

SANTO TOMÉ. A 26 de noviembre de 2019. (Berea Internacional) Las necesidades del mundo hoy día hacen voltear cada vez más a distintos territorios y tierras. Es el caso del microestado Santo Tomé y Príncipe, dos islas, cuyos habitantes respiran con ansias su libertad, y contemplan con optimismo su prosperidad.

Andar por sus calles citadinas, por sus caminos es grato. Al tiempo en el que se llena uno los pulmones de aire puro, se llena de fuerza al ver lo verde de sus tierras, dedicadas principalmente a la agricultura, y se alegra con sus paisajes muy diversos. Fueron grandes productores de caña cuando esta se comercializaba bien; lo mismo fue con el cacao y hoy ya ven en el turismo mundial una gran salida.

Y es que estar aquí en Santo Tomé y Príncipe es una gran oportunidad múltiple: descansa, conoce otras culturas, tienen buen clima, y caminan en paz social con libertades.

Aquí, entre sus calles con sus típicos mercados, lo hermoso de sus playas, sus ríos, sus plantaciones, sus expendios de cacao; su gastronomía fundamentalmente de pescados y mariscos, su hermosa gente, amable, trabajadora, que se educa, que se prepara, que trabaja, y que aspira a la libertad plena, entre todo este entorno, han llegado grandes noticias para ellos.

Les gusta la libertad, pues la consiguieron. Pero hay algo más, la libertad espiritual, esa que permite servir a Dios sin ataduras, sin impedimentos, sin vicios, sin rencores; aquella que permite al alma renacer, para alimentarse, para vivir, para cantar, para orar.

Y esa libertad espiritual está a su alcance: en medio de esta inmensidad del planeta tierra, del mar, hay un grupo que día a día, desde el amanecer mismo, o en la tarde, puede respirar, vivir, esperar, sentir, alegrarse. Y lo hace y comparte su bendición, su testimonio.

Santo Tomé y Príncipe. Eres el más grande de los microestados del mundo, pero vas muy bien. Eres aún más grande porque Dios se ha fijado en ti especialmente; su Apóstol Santo Naasón Joaquín García se ha propuesto que tengas una vida mejor y ha enviado ministros, y batallones espirituales, para que tu gente sea enteramente feliz. Y lo va a ser.