Desde Nueva Zelanda se elevan cantos al Señor

NUEVA ZELANDA, a 14 de noviembre de 2019. (Berea Internacional) El trabajo apostólico en la Nueva Era es consistente y universal. Desde estas islas lejanas de Nueva Zelanda suben al cielo los cantos, las oraciones y las lágrimas de alegría que sienten los hijos de Dios al congregarse en las Casas de Oración y adorar a Dios.

Hoy estuvieron reunidos a temprana hora y también por la tarde, los hermanos de Nueva Zelanda. Atienden al mensaje que traen los ministros de la Iglesia del Señor, mensaje de lo Alto, que ha dado Dios al amado Apóstol de Jesucristo Naasón Joaquín quien los asignó a este continente de Oceanía.

Del norte, sur, oriente y occidente, se sirve a Dios, se adora a Jesucristo, y se difunde el Evangelio entregado al Gran Apóstol del Señor Naasón Joaquín.