Oración de 4:30 a. m. – Efectos de la Santa Cena del Señor

GUADALAJARA, Jal. México A 13 de agosto de 2019. (Berea Internacional). En la víspera del 14 de agosto, La Iglesia del Señor está en la fase final de su preparación y el tema expuesto esta madrugada fue el de los Efectos de la Santa Cena del Señor.

Esta es La Santa Convocación 2019 La Eternidad de la Luz, y hoy se recordó lo que hacemos en La Luz del Mundo: es el haber alcanzado la libertad con la muerte del Señor Jesucristo.

Esta festividad de la Santa Cena es un acto de Autoridad, por una parte y de obediencia, por la otra, pues es imperativo que la convoque quien tiene la Autoridad Divina para hacerlo y diga las palabras: ¡habrá Santa Cena! Y eso ya lo hizo en julio el Apóstol de Jesucristo Naasón Joaquín García, única persona que podría hacerlo, a quien Dios puso al frente de este grande Pueblo.

En segundo lugar, se requiere la obediencia, y eso ya lo hizo el Pueblo del Señor, ya reunido en lo que es Hermosa Provincia, El Gozo de Toda la Tierra, que incluye a quienes están alojados en esa colonia, o en las subsedes oficiales.

Se detalló cómo en ninguna de las otras asociaciones religiosas se cumple con las formalidades de este mandamiento claro del Señor Jesucristo: O tratan de justificar su error afirmando que la Santa Cena es solo para los judíos; o dicen que con la hostia basta; o dicen que por supuestos escrúpulos les resulta imposible proveer de vino a los fieles.

Pero en la Iglesia del Dios Vivo, Columna y Baluarte de la Verdad La Luz del Mundo, el Apóstol de Jesucristo ha dispuesto todo como está ordenado por quien lo Envió: pan y vino.

En ello quedó claro lo que el Apóstol Pablo señaló en su tiempo, y lo que el Apóstol Naasón Joaquín nos ha dicho en la Nueva Era, que le manifestó el Señor: Porque yo recibí del Señor lo que también os he enseñado: “Que el Señor Jesús, la noche que fue entregado, tomó pan; “y habiendo dado gracias, lo partió, y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo que por vosotros es partido; haced esto en memoria de mí.

“Asimismo tomó también la copa, después de haber cenado, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre; haced esto todas las veces que la bebiereis, en memoria de mí.
“Así, pues, todas las veces que comiereis este pan, y bebiereis esta copa, la muerte del Señor anunciáis hasta que él venga”.

Memorial Sagrado, establecida en la verdadera Iglesia del Señor: primer efecto, Conmemorar la muerte del Señor se debe hacerla en la fecha que determine el Apóstol de Jesucristo; segundo efecto es para perdón, para liberación de pecados; tercer efecto, la unidad perfecta con Dios, con Jesucristo, y con su Apóstol. Esto implica que somos uno solo en Cristo; cuarto efecto, para perseverar, para permanecer en Jesucristo –el que come mi carne y bebe mi sangre en mí permanece y yo en él-; quinto efecto, para resurrección y Vida Eterna –y yo le resucitaré en el Día Postrero-.

Por eso se nos aconsejó a tener toda la libertad para participar en este Santo Memorial, como ha invitado el Apóstol de Jesucristo, Naasón Joaquín García.