Oración de 8:30 a. m. – Día de la Libertad

GUADALAJARA, Jal. México A 13 de agosto de 2019. (Berea Internacional). – En vísperas del día anhelado, que se va acercando con el pasar de las horas, la Iglesia del Señor no deja de consagrarse, disfrutando de las oraciones en las cuales el espíritu de Dios a través de su palabra hace consciente a todo creyente de la bendición tan grande que se aproxima. A esta hora de la mañana los ministros correspondientes recordaron el tema: Memorial, Mandamiento de Jesucristo.

El memorial Sagrado del sacrificio de Jesucristo, en el que su Pueblo reflexiona que la libertad, el perdón y la comunión perfecta que se obtiene al participar de la Santa Cena, tuvo un gran precio; la entrega voluntaria y de amor del unigénito hijo de Dios, habiendo efectuado la purificación de los pecados, por medio de sí mismo.

Durante esta conmemoración, la iglesia medita en este gran sacrificio, cumpliendo el mandamiento del Señor, que ha recibido por revelación directamente al Apóstol de Jesucristo Naasón Joaquín García, recordando las palabras del Señor Jesús: “Tomad, comed; esto es mi cuerpo que por vosotros es partido; haced esto en memoria de mí. Asimismo tomó también la copa, después de haber cenado, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre; haced esto todas las veces que la bebiereis, en memoria de mí. Así, pues, todas las veces que comiereis este pan, y bebiereis esta copa, la muerte del Señor anunciáis hasta que él venga” (1 Corintios 11.23-26)

Al participar del pan que representa el cuerpo de Jesucristo y del jugo de la vid (uva) que representa su sangre, consagrados por la autoridad del Embajador de Dios, se renueva la comunión perfecta del Cuerpo de Cristo, y la renovación de la esperanza de Vida Eterna.