Paz y amor sublime sienten en Iglesia de Guinea Ecuatorial; oyen Epístola Apostólica

MALABO, Guinea Ecuatorial. A 24 de noviembre de 2019. (Berea Internacional) Cuando su vida transcurría en la monotonía del día a día, conocieron el Evangelio de Jesucristo y se abrazaron a él. Hoy, ministros que designó el Apóstol de Jesucristo Naasón Joaquín García para que vinieran a verlos y a acompañarlos, les trajeron un gran regalo, una Epístola del Enviado de Dios dedicada a ellos.

Los hermanos de Guinea Ecuatorial salieron llenos de la paz de Dios en sus corazones, se gozaron en sus espíritus porque recibieron en gran día, el amor sublime emanado de un auténtico Siervo de Dios.

Esta experiencia la viene sintiendo todo el tiempo el pueblo del Señor esparcido por el mundo, pero en la Gira de la Universalidad del Evangelio, países de África, de América, de Asia, de Europa y de Oceanía han vivido días especialísimos en su caminar.

Hoy también fue el turno de la gran Guinea Ecuatorial, donde el Apóstol del Señor Naasón Joaquín empezó a escribir bellas páginas en la historia de la Iglesia del Señor.

Vestidos de blanco, puntuales, hermanos y hermanas se aprestaban a acudir a su cita y ahí, al llegar, escucharon dulces palabras de consuelo, de aliento, de valentía, de protección y múltiples bendiciones porque así plació al Señor y así quiso el Ungido de Dios.

Guinea Ecuatorial tiene hoy un gran futuro, Dios los ha protegido, han recibido al que el Señor ha enviado y han bendecido a quien trae bendición cierta. Son días de gloria en el pueblo del Señor, es el quinto año de la Nueva Era, es el Tiempo del Apóstol Naasón Joaquín García.