Rescatar a las almas, obra de Dios y trabajo apostólico en Trinidad y Tobago

TRINIDAD. A 16 de noviembre de 2019. (Berea Internacional). Dios, el eterno y amoroso, el hacedor de maravillas, quiso que en esta Nueva Era, la Iglesia del Señor avanzara a pasos agigantados y, dirigida por el Apóstol de Jesucristo Naasón Joaquín García, lleve la palabra de vida a todos. Si, para Dios no hay excepción de personas; incluye a todos en su plan de salvación.

Él ha visitado a las almas en la población de Charlieville; sus ministros y obreros trajeron las buenas noticias de salvación a las almas de esta localidad. Siguiendo la instrucción apostólica visitaron los hogares, por Dios preparados, y recibieron con gusto al Apóstol de la Consolación. Le abrieron las puertas de sus casas y sus corazones. Pidieron de la oración, se unieron al cántico de los Hijos de Dios, trajo paz y contentamiento a las almas necesitadas de Cristo.

Es un triunfo que Dios ha ya dado a su Apóstol Naasón; es el cumplimiento de sus promesas de expansión y prosperidad; es la historia de la restauración de la primitiva Iglesia cristiana, es La Luz del Evangelio; es Dios en Cristo y en el Apóstol. Es el tiempo de salvación.

Moradores de Trinidad y Tobago, Él ya los invitó a la escuela dominical, para que también reciban los regalos que les trajo. La oportunidad para alcanzar vida eterna está al alcance y los valientes la arrebatan; ustedes son valientes.

¡Marcha triunfante!