Trinidad y Tobago entra en el gozo de tu Señor; presencia Apostólica en su carta

PUERTO ESPAÑA, Trinidad y Tobago. A 17 de noviembre de 2019. (Berea Internacional). La inmensa alegría que experimenta el ser humano, es referido como gozo. La palabra escrita, lo refiere también como una promesa del Señor Jesucristo a su pueblo “Estas cosas os he hablado, para que mi gozo esté en vosotros, y vuestro gozo sea cumplido.” (Juan 15:16); no sólo esto sino que habla del gozo que se experimenta al ver al Enviado de Dios: “También vosotros ahora tenéis tristeza; pero os volveré a ver, y se gozará vuestro corazón, y nadie os quitará vuestro gozo.” (Juan 16:22) y aún más habla del gozo en el cielo “Así os digo que hay gozo delante de los ángeles de Dios por un pecador que se arrepiente” (Lucas 15:10)

Hoy hay grande gozo en la tierra; el Padre –Dios Todopoderoso– inspiró al Apóstol de Jesucristo Naasón Joaquín García para visitar a La Luz del Mundo reunida en estas islas; le hizo saber a Él la necesidades que tienen los Hijos de Dios en este lugar; escuchó sus plegarias; Él conoce el rostro de todos y cada uno de los que han sido llamados por Dios a su Iglesia –y los que han de llegar– hermanos y simpatizantes del Evangelio de Jesucristo, hoy gozan de la bendición de Dios al escuchar la carta que Él ha preparado con amor y cuidado para la iglesia de este lugar.

Vestidos de blanco, símbolo de pureza; con lágrimas en sus rostros –muestras del gozo espiritual que siente el alma al ver, por medio de la fe, al Enviado de Dios– con las manos en alto, señal no sólo de saludo sino de aceptación de la obra perfecta, la que Dios hace en el corazón del que se ha arrepentido de su vida pasada y ahora sigue la doctrina revelada por Dios al Apóstol del Evangelio Eterno; cánticos de loor en sus corazones al haber sido rescatados por el ángel de Dios; canta la Iglesia un cántico nuevo; un canto de esperanza, de lucha, de paz, de consuelo.

Son las palabras del amor de Dios plasmadas, escritas, en la carta, hermosísima carta, traída por Él hasta este lugar. Sí, leída por el ministro, pero traída por el Apóstol Naasón. No hay tristeza; no la hay; sí; hay gozo y muchísimo. Trinidad y Tobago, El Apóstol de Señor está en medio de tu congregación. ¡Entra en el gozo de tu Señor!