Un brazo de Poder y Amor llega a Cabo Verde; Oyen Epístola Apostólica sin igual

PRAIA, CABO VERDE. A 17 de noviembre de 2019. (Berea Internacional). Hoy los hermanos de Cabo Verde, y visitas que han escuchado mucho de este Evangelio, y un pequeño batallón espiritual con meses de trabajo muy bendecido, escucharon una Epístola Apostólica sin precedente para ellos; toda la Carta fue amor perfecto en el Señor; fue sublime poesía espiritual, un bálsamo para cada alma.

Y entonces Cabo Verde conoció lo que es en el espíritu toda distancia, ¡nada!: sin ver el hermoso rostro físico del Gran Apóstol de Jesucristo Naasón Joaquín contemplaron de cerca su sonrisa; sintieron su protección; supieron lo que es un abrazo apostólico y hoy caminan más erguidos y seguros que nunca.

Los hermanos de Cabo Verde hablan portugués, pero comprenden casi a la perfección el español y así, lloraron mucho, experimentaron la felicidad de Dios, sabían que había una Carta para ellos, pero no la imaginaban ni en profundidad, ni en contenido, ni en amor, ni en bondad, ni en poder, ni en protección.

Sin duda es el mejor domingo de sus vidas, y en el salón del hotel que los hermanos contrataron para esta memorable fecha, aun se escucha el fervor de una Iglesia que, en su infancia, ya sabe que no está sola, que aquí no hay noches oscuras, que hay millones de hermanos que fuimos hechos hijos de Dios en esta Nueva Era, en este salón aun se oye el eco de la voz de Dios, se percibe el olor de Vida para Vida, y saben tanto trabajadores como turistas aquí hospedados, que

La Luz del Mundo alumbra en Cabo Verde.