Venezuela luchas y con Dios ¡vences!; leen Epístola Apostólica en Ezequiel Zamora

EZEQUIEL ZAMORA, Venezuela. A 29 de noviembre de 2019. (Berea Internacional).- La Gracia de Dios, las dádivas de Cristo no dejan de caer con dulzura desde el cielo sobre este suelo de la República Bolivariana de Venezuela.

Esta vez otro privilegio recayó en la municipalidad de Ezequiel Zamora, porque hasta acá, vinieron ministros a leerles la Epístola Apostólica de Naasón Joaquín García, Siervo de Dios y Apóstol de Jesucristo, escrita por Él para esta Gira de la Universalidad del Evangelio.

Todos hemos oído hablar de las aflicciones que hay en el cono sur del Continente Americano, y quizá ni sepamos o imaginemos qué ha sucedido en este municipio, pero a los hermanos que aquí se congregan, se les hizo imposible trasladarse hasta Ureña el domingo pasado para estar presentes en la lectura de tan sublime Carta.

Contrataron a tiempo su autobús para hacer un traslado de más de 9 horas por carretera, pero al margen de lo que ocurrió, no pudieron estar en ese lugar.

Pero la indicación del Santo Embajador del Reino de los Cielos a los ministros que envió a este país fue: atiendan a todos mis hijos en la fe de Venezuela. Y entonces un grupo de servidores del Varón de Dios, de la Iglesia del Señor, sabedor de este suceso adverso, se trasladó a esta municipalidad de Ezequiel Zamora, llamada así en honor a un general en jefe del Ejército Venezolano que murió joven y en días de batalla. Y ya aquí leyeron la Epístola de Naasón Joaquín.

Y todo quedó atrás. Conflictos, carencias, sufrimientos, luchas, porque el mensaje iba al alma, y les trajo paz, alegría, temple, carácter, para enfrentar los retos del cristiano de aquí hasta que Dios lo desee.

Hoy los hermanos de la Iglesia de Venezuela ven rebosar sus copas. Bendita tierra. Tienes todo, y más: te ama el Señor, te ama el Apóstol que Jesucristo envió a la tierra en esta Nueva Era y toda la Iglesia del Señor esparcida en el mundo se acuerda de este país que también guarda su fe.