El Apóstol Naasón Joaquín eleva su oración en Guadalajara. Junto con el Coro y la Iglesia, despide a los ministros que lo acompañarán en la 11ª etapa de su Gira Universal

(Coordinación de Crónica Apostólica) — El jueves 5 de octubre, el Apóstol de Jesucristo, Naasón Joaquín García, elevó su plegaria al Creador en el templo de la colonia Hermosa Provincia, en Guadalajara. El reloj marcaba las 4: 28 de la mañana.

En el interior del templo lo esperaban el Coro Monumental —cuyos integrantes portaban un impecable uniforme—, en compañía de algunos ministros y parte de la Iglesia. El Coro de Adolescentes de Hermosa Provincia, hizo lo propio desde su lugar.

Al término de su plegaria —que es en favor del Pueblo de Dios, de los que están ordenados para la vida eterna y por la humanidad—, el Apóstol del Señor platicó con los colaboradores que le acompañaron esta fresca mañana.

Recordó a sus colaboradores lo que habló con los hermanos de la Ciudad de México, Cuernavaca y Jojutla (Higuerón), en relación con los desastres naturales ocurridos hace tres semanas.Mencionó que, aunque es lamentable, en estas desgracias es cuando los hombres se acuerdan de la existencia de Dios. ¡Y qué tristeza que Dios tenga que mostrar de esa forma su poder, para que el mundo se vuelva acordar de Él.

Desde tiempos inmemoriales, el mundo se ha negado a reconocer la voluntad de Dios, el poder que Él ha mostrado siempre, en todo momento y en todo tiempo. Si fue cuando el Pueblo de Israel pasó por en medio del Mar Rojo, dicen los hombres de ciencia que ese suceso obedeció a un Tsunami, y que se trató de una «casualidad». Sin embargo, por el báculo de Moisés que golpeó el Mar Rojo, el Pueblo caminó en seco. ¿Cuándo sucedió eso?, en el momento en que Israel lo necesitaba.

En este sentido, el Apóstol de Jesucristo citó el ejemplo de la caída de los muros de Jericó. En este suceso, hay quien afirma que se trató de un terremoto muy fuerte y que por ese movimiento telúrico se cayeron las murallas. Sin embargo, esto ocurrió en el momento en que Dios habló con Josué. ¿Fue una casualidad? ¡No! El mundo dice eso porque no quiere reconocer a Dios. En Cuernavaca, durante su presentación, expresó categórico: «El día de mañana te dirán a ti: ‘Es que aquel huracán que se deshizo fue una casualidad’. ‘Si ninguno de ustedes perdió la vida, fue pura suerte’… ¡No!, para nosotros no hay casualidad ni suerte: ‘Nuestra única suerte es el Señor’» (21 de septiembre de 2017).

Y agregó: «Cuando te hablen de casualidad y suerte, tú voltearás al cielo y dirás: ¡Oh Señor, sabemos que ha sido tu poder, tu gloria y tu bondad para con nosotros!, y que de esta forma siempre sepamos darle a nuestro Dios y a su hijo amado Jesucristo, toda la gloria, la honra y la alabanza».

 

Nueva jornada de evangelización: «Se contarán por miles quienes se conviertan»

Sin dejar de orar por los que sufren y padecen, el Embajador del reino de los cielos mencionó que la Iglesia del Señor seguirá dando testimonio de estas maravillas. Destacó que a raíz de los citados desastres, el mundo se ha sensibilizado —Dios ha ablandado los corazones de los hombres— y es hora de volver a ellos. Recordó su propósito, como lo expresara en las ciudades afectadas por el sismo, de que ha llegado el momento de volver a salir a las calles y anunciar que hay un Dios Vivo, que viene a darle a la humanidad no solamente la salvación, sino la tranquilidad y la paz. «Nosotros somos testigos de ello y de todo lo que quiere para el hombre: protegerlo, cuidarlo y, al final, darle la vida eterna». Destacó que si el 14 de febrero de 2016, tuvieron lugar más de cincuenta mil bautismos en 53 países, esta segunda etapa de evangelización será mayor que la primera.

Por último, recordó que en días pasados envió a un grupo de ministros a Puerto Rico, país que fue golpeado por el Huracán María en fecha reciente. Pastores, diáconos y encargados de EE. UU., con la representación apostólica, proveyeron a los hermanos de esta Isla de víveres y de una copiosa ayuda humanitaria.

También los hermanos de Puerto Rico, ante el paso devastador del huracán María, estuvieron protegidos en el hueco de la mano de Dios. En este sentido, en la capital de Morelos, el Apóstol del Señor dijo: «El Dios que nos libró aquí, los libró también a ellos. El Pueblo de Dios, cuando siente que naufraga en la barquilla, ante las olas embravecidas del mar, no debe de preocuparse: ‘Yo también voy en esta barquilla y Dios me ha permitido tomar este timón para que no se hunda».

 

El Apóstol y la Iglesia despiden a los ministros

Luego de la oración de cinco, el hermano P.E. Jacob García —pastor en turno de la Oficina Pastoral—, invitó a la Iglesia a elevar una oración en favor de los ministros que esta mañana saldrían al primer destino de la undécima etapa de la gira universal del Apóstol de Jesucristo: el estado de Michoacán. Entre ellos, se encuentran hermanos que pastorean iglesias en Colombia, Costa Rica, El Salvador, EE. UU., y México.

Al término, el camión que transportaría a los ministros y sus esposas, se estacionó en la calzada Dr. Samuel Joaquín, a pocos metros del templo. El Coro de Hermosa Provincia despidió a los hermanos entonando diversos cantos, entre otros: «Firmes y adelante» y «Soy yo soldado de Jesús», para despedir a los pastores, diáconos y encargados, quienes acompañan al Ángel del Evangelio eterno en su periplo apostólico por los estados de Aguascalientes, Colima, Jalisco, Michoacán y Nayarit.

El reloj marcaba las 6:34 de la mañana cuando el Apóstol de Jesucristo salió desde el balcón de su casa a despedir sus valientes colaboradores. Dos minutos después, el autobús emprendió su camino. Los cinco estados antes citados, se visten de luz con esta histórica visita.

Fuente: Coordinación de Crónica Apostólica.

Album Not found