El Apóstol de Jesucristo visita la Iglesia de Chilpancingo, Guerrero

(Coordinación de Crónica Apostólica).- La iglesia de Chilpancingo de Bravo, Guerrero en la colonia Vista Hermosa, el mediodía del miércoles 24 de mayo, estuvo de plácemes con la honorable visita apostólica, en la continuación de la décima etapa de su gira. En el exterior lo aguardaban con gran emoción espiritual una vaya de hermanos y hermanas de las cinco iglesias de la capital del estado de Guerrero: Vista Hermosa, 10 de junio, Renacimiento, Omitemi y Tlalnepantla, quienes junto con los coros de niños de la iglesia anfitriona dirigido por la hermana Abisag Montemayor y de la colonia Omitemi, por la hermana Marlene Morales Florentino, todos ataviados con atuendos típicos de la región entonaban cánticos de Elección y destacaban que la luz había llegado a Chilpancingo y también a ellos el manto de la elección los había tocado.

El Apóstol de Jesucristo llegó a las 2:30 de la tarde, lo invitó a pasar al interior del templo, el Diácono evangelista Carlos Montemayor, encargado de la iglesia bendecida con la presencia de tan insigne visitante, el Coro dirigido por el hermano Gonzalo García y la iglesia congregada le dieron la bienvenida con un cántico de elección, escrito por la hermana Raquel Márquez Marino, que en una estrofa decía: “Bienvenido Guerrero incansable, Siervo de Dios, tus hijos aquí reunidos damos glorias al Señor, bendito Apóstol consolador”.

Salutación apostólica

“Dios les pague -agradecía el Ungido de l Señor. ¡Cuánto anhelaba conocerlos por la gracia de Dios¡, ¡heme aquí, vuestro en Cristo hasta el último aliento¡, ¡seguro se haya el aprisco¡, ¡gloria a Cristo Jesús¡ Hermanos de Chilpancingo, la paz de Dios y la abundante gracia de Cristo sea en vuestro corazón, Guerrero representa y me transporta al recuerdo de los héroes nacionales, Morelos, Bravo y Guerrero, cuyo nombre lleva el Estado, hombres que construyeron ideales para forjar la patria mexicana y dar independencia a México, Chilpancingo, tierra de hombres de guerra, de hombres de lucha que pelearon por la libertad y la justicia.”

Agregó que en este lugar y en la iglesia del Señor, ahora se sigue luchando por una justicia con el mismo valor, pero no con armas materiales, sino con la palabra, para atraer a la sociedad y a los vecinos y ganarlos con la verdad del evangelio, lo cual se está logrando justamente con los hermosos triunfos que está dando el Señor Jesucristo, no sólo en lo espiritual, sino con la participación de los hermanos de Chilpancingo, ahora que el gobernador de Guerrero, al entregarle un reconocimiento, se mostró satisfecho de hacerlo, porque desde hace 30 años ha visto la trayectoria de este pueblo, que son gente noble y honesta, “yo he visto el camino de este grupo religioso, que son gente de bien y me comprometo a que todo lo que emprendan conforme la ley y la Constitución a favor de los guerrerenses, yo los voy a apoyar en todo lo que ustedes quieran hacer por el bien común del estado.”

Por ello el Apóstol de Jesucristo, visiblemente emocionado les dijo “¡Son una iglesia de guerreros que socialmente y ante Dios han sabido poner en alto el nombre de la iglesia y de su Siervo y deslumbrar aún a las autoridades!, por ello hoy al honrarme, les honran a ustedes, por su nobleza y buen testimonio… y como la Escritura dice, que si está alguien alegre, entone alabanzas, los invitó a entonar el himno 331: Luchemos como los fieles siervos de Dios…” pero enfatizó que ahora la lucha del hermano no es con armas materiales, sino con principios y valores cristianos llevando una vida justa, pero buscando la perfección en todo lo que hagan en su vida, en la que están enseñados a orar por las autoridades que están luchando por dar mejores condiciones de vida a sus gobernados, trabajando para controlar la ola de violencia que lacera la región, en lo cual están avanzando paso a paso, porque el Apóstol da testimonio que por la anterior peligrosidad, no quería venir a estas tierras, mas ahora reitera que ha venido realizando sus visitas apostólicas en completa paz, incluso los ministros han visitado y supervisado las iglesias de la sierra e Ixtapa y nadie los ha molestado, por ello pidió a la iglesia que oraran por el Gobernador, por el Presidente municipal, para que sigan recuperando la tranquilidad del Estado.

De la misma manera invitó a los congregados, a orar por las personas que equivocadamente ofenden y hacen daño a la sociedad, para que muy pronto escuchen la verdad del evangelio y vean en la iglesia una opción de cambio, crean y vengan a servir a Dios, el único que puede cambiarlos y abrir su corazón para que reciban el evangelio y bendigan a Dios en su Iglesia.

La oración de un justo puede mucho delante de Dios

El Siervo de Dios dijo tener confianza en que la oración de los justos es escuchada, para que Dios no destruya, como lo quiso hacer con Sodoma, cuando el Siervo de Dios Abraham intercede y Dios acepta detener su castigo si encontraba cincuenta justos en la ciudad, después si hubiese cuarenta y finalmente aunque sea diez, los cuales sabe que el Señor encontrará en este Estado, porque aquí son miles los Hijos de Dios, por lo que aseguró que Dios los bendecirá. La iglesia sabe que los hombres de Dios traen también bendición y aunque él continúa su gira, les ha dejado su palabra de bendición, que Chilpancingo será muy prosperada, que se sigan esforzando para que en el mundo conozcan el evangelio como la mejor opción para construir la paz social.

A su vez destacó que el galardón es grande en el reino de Dios, para el que es leal y se guarda, pero más si proclama la verdad del evangelio e instó a tener presente que la memoria de los héroes se conserva en una fotografía o una estatua, mientras que la obra que los hijos de Dios hagan por su iglesia es espiritual y su nombre será escrito en los cielos. Ya en su oración el Apóstol clamó a Dios con lágrimas por sus hijos de Chilpancingo, “…que lleven Señor tu palabra de verdad y tú les abras el corazón a los que han de ser salvos, que puedan dar testimonio, bendíceles Señor, acompáñales y permíteles ser luz en medio de las tinieblas de maldad…” A su vez la iglesia postrada de rodillas y en bendición recibía las caricias de Dios. Ya de pie y llenos de gozo espiritual despidieron al Ungido del Señor, que salió del recinto sagrado entre loas y glorias a Jesucristo que los hermanos expresaban a su paso.

Autoridades civiles entregan reconocimientos al Apóstol Naasón Joaquín

Los hermanos salieron enseguida al exterior del templo, en donde minutos más tarde se realizó un evento social de gran trascendencia para la colonia, honrar públicamente el trabajo del Apóstol, por su gran labor e impulso en la construcción de una mejor sociedad guerrerense. Ante ciudadanos de la colonia Vista Hermosa y cientos de hermanos y hermanas de la iglesia incluyendo los coros de los niños y niñas, el Lic. Marco Antonio Leyva Mena, Alcalde de Chilpancingo le entregó un reconocimiento al Siervo de Dios e inauguró el nuevo nombre de la calle del templo, que por unanimidad y en pleno del cabildo, los regidores habían aceptado que lleve el nombre de Calzada Dr. Naasón Joaquín García, por contribuir con su trabajo al frente de la comunidad de la Iglesia La Luz del Mundo, en la forja de ciudadanos honrados y con principios. Al evento asistieron la señora Martha García Morales, presidenta del DIF, el Presidente municipal de Chilpancingo. Estuvo presente también el Decano de la Facultad de Derecho de la Universidad Autónoma de Guerrero, Lic. Samuel Melchor, quien a nombre del Lic. René Román Salazar, Director de la mencionada Facultad, le entregó también un reconocimiento al Apóstol del Señor, por impulsar la laicidad en el Estado, “sea bienvenido a esta tierra de hombres y mujeres que luchan cada día por ser mejores en esta tierra que ha sido desolada, pero por la presencia y trabajo de hombres como usted y comunidades como La Luz del Mundo, se abrirá un surco que va a florecer muy pronto, Apóstol de Jesucristo, bienvenido a esta calle, cuyo nombre honra a esta comunidad sana que promueve valores espirituales, sociales y morales.” A los presentes reiteró que el Dr. Naasón Joaquín García, con su palabra revelada y su bendición está atrayendo a las autoridades que lo reconocen y honran.

Enseñanza apostólica para el Cuerpo ministerial

Posteriormente en la casa pastoral los hermanos de la iglesia anfitriona ofrecieron una comida al Apóstol de Jesucristo y a sus invitados. Mientras compartía el pan y la sal en un ágape preparado con esmero y a base de platillos de la gastronomía mexicana típica de la región, el Varón de Dios habló con su colaboradores del reconocimiento y aceptación que ha tenido la Iglesia entre la sociedad y los gobiernos, ante los cuales, se ha mostrado hermosa, gloriosa, imponente como ejércitos en orden, motivo de orgullo que manifiesta ante el mundo que sólo existe un camino, una sola Iglesia, la que es de Cristo.

Con respecto a la actitud noble que caracteriza a los hermanos, mencionó que cada miembro, con su conducta y ejemplo se convierte en un libro viviente lleno de testimonios, maravillas, anécdotas y manifestaciones de Dios, a semejanza de los valiosos testimonios dejados por los evangelistas, de los portentos que hizo el Señor Jesucristo, las enseñanzas y experiencias que vivieron con el Maestro.

Reiteró que, en el conocimiento de Dios, sus Hijos aceptan su voluntad y se sujetan a lo que son sus designios, sin exigencias. En esa comprensión, puso el ejemplo del rey David que, en su deseo de construir un santuario a la gloria de Dios, preparó todos los materiales necesarios para su construcción, pero el Señor no quiso que fuera él quien lo erigiera sino su hijo Salomón “Hay quien pregunta, ¿y dónde quedó la gloria de David? No era la gloria de David -puntualizó el Apóstol– Era la gloria de Dios”. Semejante fue el caso de Moisés quien sacó a Israel de Egipto, pero por el pecado del pueblo, Dios los tuvo en el desierto 40 años, cuando llegó el momento de introducirlos a la tierra prometida, fue el Siervo de Dios Josué y no Moisés el que recibió la indicación de hacerlo. “El que es duro de entendimiento exclamará: ¡no es justo, si fue Moisés el que los liberó, los acompañó en el desierto! Era justo, porque el pueblo era de Dios y Él dispone lo que debe hacerse”.

Así es con el trabajo y ministerio del Apóstol Samuel Joaquín, hubo quien lo llamó el continuador del hermano Aarón. No, no lo fue, -puntualizó-, era el continuador de la Obra de Dios, porque el Apóstol Aarón Joaquín cumplió con todo lo que el Señor le ordenó, en su tiempo, en su momento y en sus circunstancias. Nadie pudo haberlo hecho mejor, porque Dios estaba en él. Así el Apóstol Samuel realizó su trabajo en su tiempo e hizo lo que Dios le permitió. Viene la nueva administración, una Nueva Era, en otras circunstancias en las que Dios le ha permitido comenzar su ministerio con menos dificultades, pero “La Iglesia es de Dios y la Gloria es para Él” y la Iglesia lo entiende, se sujeta y obedece porque conoce la voluntad divina, aconsejó a los ministros alegrarse por ser parte de este servicio y seguir trabajando para seguir creciendo, conforme es la voluntad de Dios.

En referencia al reconocimiento social que tiene ya la Iglesia, explicó el Apóstol que se debe a que ahora la gente está aprendiendo a analizar las doctrinas y las prácticas, ya no la pueden engañar las asociaciones religiosas más grandes en membrecía que ocupan del engaño, de la mentira, que comercializan con lo que llaman ellos la palabra de Dios, amenazan a la humanidad con supuestas fechas en que vendrá Cristo. La Iglesia verdadera, la de Jesucristo, la Luz del Mundo, no necesita de falacias, ni promete dádivas materiales, no profetiza engaño. Ofrece la verdad, la Palabra de Dios, la cual no es la letra sino el Espíritu de Dios y su poder que debe llegar a todo el mundo.
Finalmente exhortó a los ministros que le acompañaban a multiplicar sus talentos, señaló que la prosperidad es consecuencia de trabajar con las habilidades que Dios le da acada uno y se logra construyendo y avanzando, sin perder tiempo en la descalificación de administraciones anteriores. Es con trabajo como se honra el ministerio apostólico. “El valiente piensa en el triunfo. No mira hacia atrás” -puntualizó en su hermosa enseñanza.

Al salir del recinto agradeció a los hermanos de Chilpancingo la atención y deferencia con que lo recibieron y se despidió de ellos deseando que a cada hermano Dios lo multiplique en bendiciones conforme su amor, sentimiento que se desbordó en gran medida y que aún niños y personas que no profesan esta fe pero que estaban presente en ese momento, experimentaron en su corazón la gracia de recibir al que Dios ha elegido para guiar a su iglesia.

Fuente: Coordinación de Crónica Apostólica.

Album Not found