La Iglesia La Luz del Mundo se recrea, cada mañana, al unirse a la oración apostólica

(Berea Internacional) — Todos los días en la Iglesia del Señor son de bendición porque cada uno tiene su gloria y su deseo de Dios en cada uno de sus hijos; es por esto que La Iglesia del Dios Vivo, Columna y Apoyo de la Verdad: La Luz del Mundo, se recrea en grande alegría cada mañana a temprana hora en expresarle al Señor su agradecimiento por su cuidado y bendición.

De esta manera, la mañana del día de hoy, el Apóstol de Jesucristo Naasón Joaquín García , elevó su oración de acción y adoración al Señor, acompañándole los hermanos que se reunieron en las calles que convergen al templo sede internacional de la iglesia.

Al finalizar su oración, el Apóstol de Jesucristo, platicó con los ministros que le acompañaron y les dio una hermosa enseñanza, entre otras, acerca de que las manifestaciones de alabanza y adoración a Dios que expresan los hijos de Él son sinceras y llegan delante de su presencia.

Les habló sobre los milagros que el Señor Jesucristo hizo cuando estuvo en la tierra, también les mencionó que cuando el Señor ascendió al cielo con su Padre, los apóstoles iban por los caminos haciendo grandes maravillas en las personas enfermas o con necesidades materiales y espirituales; y dijo: “Así, cuando vean que la iglesia del Señor se enciende en gozo y júbilo espiritual, esa manifestación merece respeto, al igual que en el tiempo antiguo se demostraba con los milagros que hacían sus apóstoles…

Nosotros, el pueblo de Dios, brincamos de alegría, al tener la oportunidad de agradecerle al Señor que mandó a su hijo Unigénito y se acordó de cada uno de nosotros; pero al mismo tiempo nos alegramos porque en este tiempo hay Apóstol de Jesucristo…

El mundo piensa que, si el Señor Jesucristo hubiese sido el hijo de Dios, debería haber tenido palacios, caballos, riquezas; nosotros, sus hijos, no pensamos así ni somos como ellos; nosotros nos enorgullecemos de Él y de todo lo que ha hecho y hace por cada uno de nosotros, y le damos la gloria,la honra y la alabanza todos los días…

¿Qué han hecho los que recibieron el sol de Justicia? Glorifican, lloran, brincan… Eso es lo que estamos viendo en esta mañana… El cántico que se escuchó en Belén, es nuestro cántico también…”.

Hermosa mañana de alimento espiritual y la oportunidad de que el pueblo de Dios acompañara, en su acción de gracias, al Siervo de Dios. Los coros de Hermosa Provincia en los hermanos grandes, jóvenes, adolescentes y niños; se unieron como el corazón de la Iglesia que son y representan, para alegrar y alabar al Señor con sus cantos.