Se despide de Ciudad Juárez, el Apóstol de Dios Naasón Joaquín

(Coordinación de Crónica Apostólica, 4 de noviembre de 2018). En el transcurso de la tarde el Apóstol de Jesucristo estuvo viendo la transmisión que Televisa Chihuahua, hizo de su presentación en el Centro de Convenciones Anitas de Ciudad Juárez y terminada la transmisión, continuó presenciando el servicio de Acción de gracias que se llevó a cabo en la Casa de oración en la colonia Mariano Escobedo, donde los Ministros invitados con su respectiva esposa cubrieron todas las participaciones de esa tarde ofreciendo de memoria y para enseñanza de la iglesia, algún capítulo de la Biblia a Dios, así como sentidas alabanzas.

Al término del Servicio, el Apóstol de Jesucristo invitó a los hermanos ministros Benjamín Chávez, José Hernández, Samuel Gray, Abisaí Pineda, Silem García, Gerson García y Ruperto Castillo, a tomar un café antes de despedirse de los hermanos de Ciudad Juárez; en virtud de que el lunes a primera hora, partiría rumbo a la ciudad de Hermosillo, Sonora donde sería su próxima presentación el jueves 8 de noviembre de 2018.

En la mesa, el Siervo de Dios platicó acerca de la prosperidad de la iglesia y la preparación que los ministros deben llevar a cabo en cada lugar donde pastorean al rebaño de Dios, que el Siervo de Dios les encomendó y para ello los conminó a asumir el cuidado y bienestar del futuro de las congregaciones. Indicó a los ministros que en la ciudades donde actualmente ya hay varias iglesias, se debe pensar en comprar algún terreno grande para hacer una colonia de hermanos, con el propósito, que conforme los hijos de los hermanos de la iglesia, que hoy son jóvenes y niños, se vayan independizando de sus padres para formar su propia familia, cuenten ya con un lugar donde establecerse y que este lugar sea una colonia de Hijos de Dios.

“Tenemos que prepararnos para esa iglesia nueva” –señaló el Apóstol de Dios. Asimismo al mencionar la cobertura que los diversos medios de comunicación dan a sus presentaciones; entre ellos Televisa y TV Azteca, que actualmente son los medios más vistos en México, se mostró satisfecho con el resultado de tal promoción y enseguida preguntó a manera de reflexión en perspectiva: “¿Cuántas almas van a venir?” pues las personas que acuden a sus presentaciones ya se cuentan por miles, y las que lo siguen en redes sociales de la misma manera y de todos ellos un alto porcentaje, que recibe la Obra de Dios en sus corazones, se convierten a la Iglesia La Luz del Mundo, además de las más de mil nuevas obras que se están levantando con los Batallones en menos de cuatro años. En esa iglesia hay que pensar, -acotó el Apóstol con la visión espiritual de Dios-, que le permite contemplar el futuro promisorio de la iglesia que él tanto ama.

En ese mismo sentido explicó el Mensajero de Dios, que toda congregación que no tenga proyectado construir un nuevo templo, tiene que iniciar su expansión a través de nuevas adquisiciones inmobiliarias, como compra de terrenos que circunden los templos actuales, con el fin de proyectarse a futuro, “Por eso siento tristeza, celo y dolor cuando un templo tiene más de veinte años de inaugurado y los hermanos ya no caben en los mismos” –dijo, esto, debido al incremento de bautismos y a la misma descendencia nacida en la iglesia.

Antes de concluir su enseñanza de esa noche, el Hombre de Dios pidió a sus ministros que de acuerdo a los testimonios que ellos mismos vienen constatando en sus giras, podrán observar que en menos de diez años, la iglesia estará duplicada conforme a la promesa que Dios le hizo y una vez más, manifestó la inquietud de lo que ha sido una constante en sus presentaciones locales cuando realiza recorridos en las colonias: “Si Dios dijo: ˂Yo voy a multiplicar a este pueblo˃ entonces, yo levanto mis brazos para que ustedes sean llenos de mi espíritu y trabajemos en consecuencia…” –exhortó a los presentes:

Finalmente el Director Internacional de la Iglesia La Luz del Mundo, indicó al hermano P.E. Juan Carranza Cepeda, quien es el Pastor Distrital del Estado de Chihuahua, organizar a las iglesias de su Distrito para adquirir unos terrenos acerca de los cuales le dio la ubicación conveniente. El hermano Naasón dijo sentirse muy complacido durante su estancia en esta ciudad, porque le trae muy gratos recuerdos e informó que al no poder visitarlas a todas; en virtud que su próxima presentación es el próximo jueves 8 de noviembre en Hermosillo, volverá en un lapso corto de tiempo, como lo ha hecho en otras etapas de su gira, para concluir su visita por todas las iglesias.

Así se despidió de los hermanos, agradeciendo al Diácono Margarito Illescas todas las atenciones brindadas, “te has comportado como verdadero amigo, y estoy seguro de tu fidelidad” –le dijo antes de despedirse y escuchar una frase entrecortada por el llanto, en la que el ministro anfitrión expresó: “le amamos mucho Varón de Dios”.

Al salir de su casa y antes de abordar su camioneta, pidió que le abrieran la reja y caminó hacia la banqueta para despedirse de todos los hermanos que aguardaban en los exteriores del templo y de su casa: “Me voy muy feliz de haber estado con ustedes, Dios les pague y Dios les multiplique. Dios les bendiga” y cruzando ambos brazos en el pecho, simuló abrazar a todos los que ahí se encontraban. Posteriormente subió a su vehículo y partió de ese lugar en medio de voces que exclamaban: “Dios le pague por haber venido, Dios lo bendiga, los amamos Padre…” y diversas expresiones de reconocimiento, testificadas con lágrimas vertidas desde el corazón.