Alcanzan pasos del Apóstol Naasón Joaquín a Fortín de Las Flores; ¡de bien estás dichosa!

(Berea Internacional). -Por ciudades, por poblados, por carreteras, el estado de Veracruz busca y encuentra la bendición de Dios, y disfruta la Paz especial que dejó Jesucristo con sus Enviados. Este 23 de enero, los hermanos de Fortín de las Flores salieron a la carretera para desde ahí saludar al Santo Apóstol de Jesucristo, Naasón Joaquín García, en su glorioso visita a Veracruz, y hallaron gracia delante de Dios porque el Embajador del Reino de los Cielos hizo un alto en su recorrido, se acercó hasta ellos y los llenó de bendiciones.

Fortín de las Flores es uno de los municipios por los que atraviesa la autopista México-Puebla-Puerto de Veracruz, y ahí los hermanos han levantado una imponente Casa de Oración, visible a los ojos de miles de personas que diariamente circulan por ahí, pero en estos días como todo el estado de Veracruz, puerta marítima de México a Europa, están de fiesta especial: el Excelentísimo Apóstol de Jesucristo sigue recorriendo los sitios en los que hay hermanos sirviendo al Dios Vivo.

Los hermanos de Fortín ya han recibido Visita Apostólica en la Nueva Era, pero firmes, dispuestos, con sus brazos en alto, salieron a bendecir al Gran Apóstol de Jesucristo y lo que recibieron fue especial, pero hoy sabemos: ¡Bendita Iglesia de Fortín, de bien estás dichosa!

Así prosigue esta Visita Apostólica a una de las entidades federativas de México donde más hermanos sirven a Dios y las banderas del Reino de los Cielos en las manos del Apóstol de Jesucristo siguen ondeando cada vez más altas, más blancas, más brillantes en este mundo que vive uno de sus más hermosos tiempos: los de la Luz que irradia un auténtico Apóstol de Jesucristo, Naasón Joaquín García, quien como su consiervo Pablo de Tarso, en el libro de Hechos capítulo 13 versículo 47 escribió, nos dice: “ Porque así nos ha mandado el Señor, diciendo: Te he puesto para luz de los gentiles, a fin de que seas para salvación hasta lo último de la tierra”
¡Gloria a Dios!