El Apóstol de Jesucristo visita la Iglesia de la colonia Plan de Ayala, en Cuautla

(Coordinación de Crónica Apostólica).- El 26 de mayo, la Iglesia de la colonia Plan de Ayala, de Cuautla, Morelos, fue la última de este día en ser visitada por el Apóstol de Jesucristo, cuyo templo fue inaugurado en 1998, Casa de Oración en donde se congregan aproximadamente 156 hermanos, que ese mediodía se llenaron de alegría con la anhelada presencia apostólica. Entre ellos se encontraban las primeras almas que se rescataron del remanente de la Iglesia de Morelos, quienes se mantuvieron leales al Apóstol Aarón Joaquín, y entre ellos son dignos de mencionar a los hermanos Adolfo Guadarrama y sus cuatro hijos Juan Adolfo, Gloria Eugenia, María de la Luz y Felipe, primer obrero de la Iglesia de Plan de Ayala, todos ellos verdaderos hijos de Dios que reconocieron en dónde estaba la Iglesia del Vivo, Columna y Baluarte de la Verdad, según lo informó a esta Coordinación, el hermano Isaac Castillo Aguilar, encargado de esta Iglesia, y el hermano José Alfredo Trejo Lara, quien junto con su hija Sarvia Belén se han preocupado por escribir la historia de la Iglesia de Cuautla.

Encomienda apostólica a los hermanos de Cuautla

El Apóstol Naasón Joaquín se mostró feliz de ver a sus hijos de Cuautla, de haber visitado tres iglesias que encontró pletóricas de fieles. Mencionó que no es suficiente con guardar para sí mismos la fe, porque esta ciudad es grande y él ve que proliferan numerosos credos, por lo que les encomendó que salieran a las plazas, predicaran el Evangelio a la población y les dieran a conocer que ésta es la Iglesia del Dios Vivo, que lo hagan sin temor: “Porque les digo una realidad: la gente los escuchará y vendrá al camino del Señor; si ya lo han hecho, vuelvan a extender las redes y el Señor obrará en una pesca milagrosa”. La Iglesia se comprometía en ese momento a trabajar por el crecimiento del Pueblo de Dios.

A su vez, el Apóstol les prometió que vendrá cuando ya sean nueve iglesias con almas conquistadas para Cristo, “porque la Iglesia tiene al Dios de Israel, que por la confianza en en su Siervo Josué, derribó murallas; así Dios derribará las murallas del fanatismo… Cree en las promesas que Dios me ha hecho”. Insistió que la respuesta vendrá si trabajan, se esfuerzan y dan testimonio. Aseguró que si son diligentes y salen a predicar tendrán el triunfo espiritual.

“Que Dios te bendiga y te prospere, Iglesia de Cuautla, Plan de Ayala, y cuando vuelva quiero encontrar una gran Iglesia; me voy confiado en que seréis obedientes a mis palabras; vuelve a echar las redes y tú les dirás a las gentes: un Apóstol me ha enviado, entonces verás que Dios les abre el corazón y las puertas de las casas para evangelizarlos…”; aseguró que lo lograrán y él se alegrará con los triunfos y expansión de la Iglesia, de donde han salido varias misiones en San Rafael, Mayotepec, Altautla, Amilcingo, Malena Lara e incluso en la Ciudad de México.

El padre en la fe les dijo que los vería el domingo 28 de mayo, en su presentación apostólica, y antes de retirase, les refirió que la oración de la Iglesia y su trabajo fueron los factores que conmovieron a Dios e inspiraron que su Apóstol los visitara; asimismo alabó las obras que han venido haciendo en esta nueva administración apostólica, que por su obediencia y aceptación a la voluntad de Dios, de elegirle en su presciencia, por líder de la iglesia, pero además por “guía de la en estos dos años han trabajado y obtenido considerables frutos: setenta almas redimidas bajaron a las aguas del bautismo y recibieron el Espíritu Santo, en los bautismos internacionales se bautizaron 21 hermanos, los misioneros abrieron dos obras , se remodeló el templo, se logró restaurar a 20 hermanos que se habían apartado, un matrimonio y cuatro obreros se incorporaron a los batallones.

Se retiró satisfecho de los hermosos triunfos y victorias que Dios quien se retiró del ministerio departiendo bendiciones.

Fuente: Coordinación de Crónica Apostólica.

Album Not found