Santa convocación con anuencia apostólica en la entrañable Bethel

(Coordinación de Crónica Apostólica) — Ante el sorprendente crecimiento de la iglesia La luz del Mundo, el Apóstol de Jesucristo, en agosto pasado expresó su deseo de reunir a todos los hijos de Dios en un sólo lugar, para celebrar juntos, el memorial sagrado y para ello anunció que tiene proyectado celebrar esta magna festividad en una “Ciudad Luz del Mundo” en Guadalajara. Entre tanto se seguirá llevando a cabo en las subsedes de las colonias Bethel y Mtro Aarón Joaquín. Así en la octogésima primera versión de esta magna convocación, el 14 de agosto del 2019 iglesias de varios estados de la República mexicana, se reunieron en el Templo de Bethel para participar en el Santo memorial, que en esta primera ocasión se verificó sin la presencia física del Apóstol de Jesucristo; pero con su anuencia y en atención a la Carta de invitación que el Ungido de Jehová envió a la Iglesia universal el 14 de julio. Los hermanos hospedados en la colonia se congregaron en la principal subsede de la festividad de la Santa Cena, que hoy reunió a más de 600 mil delegados de 58 países, que acudieron a Guadalajara, a conmemorar la Muerte del Señor Jesucristo y proclamar que vive y reina con el Padre.

Este magno evento en la colonia Bethel dio inicio a las 15:00 horas de México, memorial en el que 335 delegados anhelaban participar, hermanos y hermanas de los estados de Zacatecas, Jalisco, Chiapas, Tamaulipas, Michoacán, Yucatán, Cohauila, Tlaxcala, San Luis Potosí, Tamaulipas, Puebla y Tabasco y Jalisco, además de la iglesia que se congrega en Bethel; a quienes el hermano Joram Núñez Joaquín saludó emocionado en el espíritu y expresó que por disposición del Embajador de Jesucristo, les llevaba su saludo, ya que espera que la paz de Jesucristo los abrace en este día, que alcancen la comunión de Jesucristo y la unidad perfecta con la celebración de la Santa Cena.

Como introducción explicó que el Señor Jesucristo antes de sentarse a la mesa, les encargó a sus discípulos que prepararan la cena. Ellos dispusieron los elementos necesarios: la presencia de Dios, del invitado de honor, Jesucristo y estuvieron presentes el pan y el vino. Así ahora también están esos elementos y los que van a servir la mesa, los pastores y diáconos, los cantores espirituales que son los coros, la esposa del Cordero y el memorial, que será presidido por los Pastores encomendados con la autoridad del Apóstol de Jesucristo.

En la reunión se contó con la mística participación de los tres coros de Bethel, y de las Iglesias de Zacatecas, Jalisco, Chiapas, Tamaulipas, Michoacán, Yucatán, Cohauila, Tlaxcala, San Luis Potosí, Tamaulipas, Zacapostla, Puebla y Tabasco; levitas espirituales que con gran espiritualidad entonaron las alabanzas: “La Fiesta más grande de toda la tierra”, “La luz de la vida”, “Por la oración de un hombre justo”, “Aleluya al Cordero de Dios”, “Del Celeste País y” Dios os guarde”

A las 3:30pm cuando la iglesia realizó la oración por el Apóstol del Señor, se experimentó una gran bendición, incluso se escuchó un potente estruendo, las bancas se cimbraban porque los hermanos estaban encendidos en un avivamiento espiritual de sublime gozo.

En el orden del servicio, el hermano Joram leyó una porción de la Carta Apostólica del 9 de agosto, sobre lo que constituye la “alegría y la virtud de Dios”. El capítulo fue declamado en una composición por el hno Esdras Martín Claudio y el Coro dio bienvenida a este presente, al que se sumaron las ofrendas de los hermanos y hermanas que participaron en alabanzas durante el servicio; entre ellos los Hnos Torres del Estado de Guerrero,los Hnos Peña, las Hnas Ángel de Puebla, los Hnos Pérez, laHna Karen Jiménez, el grupo Betania, el hno Abner Cerón, las Hnas Martínez, los Hnos Mejía y los hermanos integrantes del Batallón de evangelización de Brasil, quienes cantaron en Portugués. La iglesia con gran alegría espiritual dio bienvenida a las alabanzas entonando los himnos: “Si te preguntan a dónde vas”, “Marcha con Gozo”, “Hoy te invitamos hno”, “Allá en los olivos”, “Divino compañero del camino”, “Jerusalem ciudad de Dios”, “Me hirió el pecado”,” En Gólgota Jesús murió” y “Junto a ti” .

El P.E. Israel Tirado Castro a las 4:50 pm, leyó la lista de los 48 diáconos a quienes el Apóstol de Jesurcristo les otorgó el grado, que es de Servicio, para fin de que atiendan a la Iglesia del Señor, que ha crecido de manera exponensial.

A las 5:10pm hubo un momento de meditación, espacio en el que continuó presidiendo el hno Joram, quien invitó a la iglesia a entonar el himno 472 “Quién será mi fiador”. La alegría creció cuando a las 5:17pm el P.E. Rogelio Rojas leyó algunos fragmentos de una misiva que el Apóstol Naasón Joaquín García envió a la iglesia universal y en la que expresa el Embajador de Jesucristo: “… levantaré mis brazos y elevaré mi oración en la que pediré misericordia y perdón por los pecados de mi pueblo, a fin que queden limpios y con la puereza de corazón necesaria para participar con santidad, del Santo memorial…”

El Apóstol reiteró en el cuerpo de su su carta, que está feliz porque en esta festividad, a él y a la iglesia santa del Señor los estaban cubriendo las alas protectoras de Dios y que tanto él como los congregados en esta ceremonia, por la fe y por el gozo que estaban experimentando en el alma, tienen la certeza que Dios está enmedio de ellos, porque ese regocijo demuestra que están disfrutando de su amor, su poder, su justicia y su santidad .

El Apóstol de Jesucristo, conciente que se requere la interceción por su pueblo, él le ha dicho a Dios que les perdone los pecados, a través de la oración de sus colaboradores, los pastores y ministros que autorizó para que en el nombre de Jesucristo y de su Apóstol, orasen por el pueblo, exhortando a la iglesia a no recibir en vano esa gracia, que obtendrán porque aún está vigente la era de la gracia y el tiempo aceptable, el de dispensación; por ello él levantará sus manos al cielo.

Así, siendo las 5:30 de la tarde. hora de México, – en una analogía con referencia al profeta Ezequiel, Cap. 22:30 y 2da. epístola a los Corintios, Cap. 6:1-2, se escuchó la anhelada porción de la Carta del Apóstol Naasón: “En este momento desde mis prisiones levanto mis manos al Señor, veo su luz, su resplandor..” Con gran devoción la iglesia se postró en oración, con la confianza que sus peticiones serían escuchadas. El interior del templo se cimbró con las acciones de gracias de los hijos de Dios, que en lenguas angelicales loaban a Jesucristo.

A las 5:40 pm el P.E. … dio una breve explicación acerca de la presentación del pan y con la autoridad que le confirió el Apóstol del Señor invitó a la iglesia a orar para presentar el pan, que el Siervo de Dios ya había bendecido con su palabra y autoridad.

A las 7:10 el P.E. Uziel Joaquín dio un mensaje acerca de la presentación del vino, señaló que el sacrificio de nuestro señor aunque nos constriñe también nos produce alegría. Narró que el Pueblo de Israel ofrecía sacrificios de aves y corderos por el pecado; pero llegó el momento que no fueron agradables a Dios, porque no había un reconocimiento sincero y ya no eran suficientes; sólo eran el bosquejo de lo real y verdadero y entonces se manifestó Cristo a los suyos y a toda la humanidad, para que todo aquel que en él creea tenga vida eterna.

Dios quería perdonar el pecado y para ello fue necesario un sacrificio perfecto, puro, según lo enuncia Hebreos 10:4 y Hebreos 11. Dios proveyó a su hijo como ese Cordero, su sangre fue derramada para que tuviéramos vida con Dios. Ahora Cristo se ha sentado a la Diestra del Padre, bastó un solo sacrificio, una sola vez para siempre, y como lo espresa la primera epístola de Juan, Cap. 1:7, ahora la sangre de Cristo nos limpia de todo pecado y así este día, el Pueblo de Dios reconciliado con Dios por el sacrificio, trae ese recuerdo con suma piedad, porque su muerte les trajo vida, el día que recibieron el evangelio glorioso y nos dio un lugar de bendición.

A las 7:20pm, en uso de la autoridad Conferida por el Apóstol presentó en oración, la copa de vino. Momentos después el P.E. Rogelio Rojas informó de una llamada del Siervo de Dios, quien refirió que tuvo la oportunidad de estar siguiendo esta Santa Cena; lo cual llenó de regocijo al Pueblo del Señor.

Enseguida el P.E. Uziel Joaquín invitó, al Cuerpo Ministerial, a participar de la mesa del Señor, en tanto los coros cantaban el canto “Contigo estoy tan feliz”. Posteriormente el P.E. Juan Peláez dio lectura al pasaje bíblico de Juan 17, tras el cual el hermano Joram invitó a orar por las autoridades: el Gobernador de Jalisco, Presidente Municipal, comisión de Derechos Humanos, medios de comunicación y también por los que se consideran enemigos de la iglesia del Señor.

A las 9:20pm, con gran emoción la iglesia congregada escuchó el audio de un Salmo del Siervo de Dios. A su vez el P. E. Uziel Joaquín, para dar bienvenida a esas emotivas estrofas, invitó a cantar el canto 303 “Junto a ti” . Después del cántico prosigió a despedir a la iglesia, a la que invitó a hacer un compromiso de fidelidad y a levantar las manos prometiendo no separarse jamás del Señor. Mientras que los coros cantaban “Dios os guarde” se dieron múltiples abrazos de despedida y compartieron datos para saludarse en una posterior comunicación, ya sea por mensaje o correo electrónico.

El memorial concluyó con la sublime oración de adoración.

Fuente: Coordinación de Crónica Apostólica.