Crónica día 14 de agosto 2019, Col. Maestro Aarón Joaquín

(Coordinación de Crónica Apostólica) — La anhelada bendición de lo alto también llegó a la colonia Maestro Aarón Joaquín, lugar en el que se reunieron las iglesias de los estados de Baja California, Nayarit y Morelos quienes presurosos ocuparon el lugar de reunión vestidos de blanco, escuchando con emoción espiritual, las alabanzas de los coros que encendían aún más la devoción de los hermanos. Los pregoneros comenzaron a tocar las trompetas, en medio de las exclamaciones de gozo, acompañadas de los cánticos de los orfeones de Querétaro, Baja California y Nayarit.

El espacio de consagración del Servicio de Santa Cena 2019 dio comienzo a las tres en punto, presidido po el hermano Saharaim Joaquín, quien invitó a los hermanos a entonar el himno “Qué grato es llevar en el alma un recuerdo”, para no olvidar de dónde nos ha traído el Señor y en qué lugar nos encontramos por Gracia y por la intercesión de un Apóstol.

Luego le dio lectura al Salmo número 20 junto con todos los presentes, trayendo a la memoria el 14 de agosto del 2013, día en que se leyó ese mismo Salmo, igual como este día, en circunstancias aparentemente tristes, pues el Ungido del Señor, el Apóstol Samuel Joaquín, se encontraba delicado de salud, pensando tal vez alguno, que la iglesia se encontraba sola, como lo piensan ahora. Y sin embargo, -dijo el hermano Saharaim-, “Dios nunca ha estado lejos de su pueblo, que ha sentido en todo momento que la Autoridad está presente”.

Cuando los hermanos doblaron sus rodillas para orar por el Apóstol Naasón Joaquín, las trompetas resonaron y el lugar de reunión se llenó de un calor espiritual que se sintió con gran fuerza en el corazón de los hermanos que elevaron su plegaria con más intensidad.

El servicio de Santa cena fue preparando el corazón de los congregados, con las melodiosas ofrendas de alabanza de los hermanos que participaron, quienes continuaron avivando el fervor espiritual, que se acrecentó cuanto llegó el momento en que el P.E. Samuel Silva nombró a los hermanos que fueron honrados con el ungimiento del diaconado, cuarenta y ocho miembros del cuerpo ministerial recibieron ese grado para servir a la iglesia, que ha crecido portentosamente en estos últimos años. A cuatro de los nuevos servidores les correspondió recibir la bendición en esta subsede de la colonia Maestro Aarón Joaquín.

El pan bendecido por el apóstol de Jesucristo fue presentado por el P. E. José Moreno y el vino el P.E. Benjamín Joaquín, quien también dirigió las palabras de despedida, en las que se oró por todas las autoridades, después de que la iglesia se regocijó al escuchar en un audio del Apóstol Naasón Joaquín, su salmo de alabanza y gratitud a Dios, . Todos los presentes se unieron en una ferviente oración de amor a Dios.

Para dar por concluida la festividad gloriosa de la Santa Cena en su emisión 81, y para despedir a los congregados en esta subsede, el P.E. Benjamín Joaquín invitó a los hermanos a darse un abrazo fraterno antes de partir a descansar o regresar a sus lugares de origen. Asimismo los exhortó a llevar firme el compromiso de seguir anunciando el evangelio de nuestro Señor Jesucristo en sus ciudades e iglesia y proclamar que aún está vigente el periodo de gracia, porque aún hay apóstol en la tierra.

Fuente: Coordinación de Crónica Apostólica.