Visita Apostólica a la Iglesia de Cuautla, colonia Miguel Hidalgo

(Coordinación de Crónica Apostólica).- El viernes 26 de mayo, en la colonia Hidalgo de la heroica ciudad de Cuautla de Zapata, escenario de la lucha por la Independencia de México, y en donde se libraron cruentas batallas durante la Revolución, la iglesia se vistió de luz, con la anhelada visita del Apóstol Naasón Joaquín, los hermanos que se congregan son exhortados continuamente a luchar y defender su fe, pues saben que tristemente, ahí también se gestó el cisma en que tres iglesias de la Luz del Mundo fueron incitadas a desconocer la primera administración apostólica, que ocasionó una división entre los miembros, en el año 1942 estaban bajo la responsabilidad de José María Valencia, Isabel Acevedo y Lino Figueroa, pastores asalariados que anhelando tener la gracia del apostolado, se separaron de la Iglesia del Señor y fundaron su propia “iglesia”, que denominaron “El Buen Pastor” y a la que se fueron 70 miembros, “deslumbrados por la elocuencia y persuasión de aquellos hombres, que olvidando la verdad del Evangelio, que no sólo es palabra, sino virtud, prácticas de adoración a Dios auténticas y una forma honorable de vivir las creencias y ante todo guiados por un Apóstol de Jesucristo, mientras que aquellos se corrompieron olvidando de dónde los había sacado el Señor; aclaró enfático el Apóstol de Jesucristo.

Por ello, al arribar al estado de Morelos les dijo que la Iglesia de esta región era de retos, de desafíos que enfrentó el Apóstol Aarón Joaquín y más tarde su consiervo Samuel Joaquín y que ahora tenía la iglesia de este lugar, “por ello –les dijo– vengo a visitarlos para exhortarlos a contender por su fe dando testimonio de la verdad del Evangelio en la sociedad, saliendo a predicar y cautivar el corazón de la gente, que conoce muchas opciones religiosas, pero no la auténtica, la que está fundada en Cristo que es la roca y esta cimentada en la doctrina de los Apóstoles, la Iglesia La Luz del Mundo.”

Un nuevo reto para la iglesia de Morelos: conquistar almas para Cristo

Con esta consigna, el Apóstol de Jesucristo visitó esa mañana las tres iglesias que iniciaron en el estado de Morelos: en la colonia Miguel Hidalgo, Malena Lara y Plan de Ayala. Primero arribó a la más antigua de las tres asentada en la colonia Miguel Hidalgo, cuya grey se dispersó en la división del 42, recordó el Apóstol Naasón que ahí el remanente de 12 hermanos que permanecieron fieles al Apóstol Aarón, él los reunió durante su visita a la ciudad de Cuautla, el 15 de abril de 1960, memorable ocasión en que acompañado por los pastores José Chávez, Rafael Moreno, Ignacio Castañeda, Antonio Adán y Tito Castro, les dijo que en este lugar habría muchas almas que bendecirían a Dios y una Iglesia en la colonia Miguel Hidalgo, la cual sería semillero de almas redimidas en la región y de donde salieron las primeras iglesias en Cuernavaca.

Saludo apostólico

Entre glorias a Dios y desbordada alegría de los hermanos y hermanas , el embajador del reino de los cielos ingresó al templo, le acompañaban la diaconisa Eva Joaquín, los pastores Benjamín Chávez, Rigoberto Mata, Jesús Orozco, Job Zamora, Jonatan Mendoza, José Alfredo Padilla, Rogelio Rojas, Santos López, Juan Chávez y Nicolás Gómez. Al ocupar su misterio, dijo a los congregados: “Iglesia de Cuernavaca, tenía deseos de venir a este lugar, donde se inició la división que entristeció al primer Apóstol de la Restauración, sin embargo al voltear a ver la iglesia que fundaron los que se separaron, compruebo que van de mal en peor, mientras nosotros vamos como la luz de la aurora, porque Dios ha sido con sus Siervos y habla por ellos, de ahí que ante las injusticias confían en el Altísimo. Mañana dirá Dios quién es el santo –profetizó el Apóstol de aquella Era– y el Señor dio testimonio y sacó triunfantes a sus Siervos Aarón Joaquín y Samuel Joaquín. Ahora su hermano Naasón Joaquín ha venido a estar contigo, a invitarte a salir a la sociedad y proclamar que aquí hay Iglesia de Dios, también a tomar un alimento y decirte que serás muy bendecido y prosperado, ahora vayamos de rodillas a decirle al Señor que te prospere…”.

Súplica apostólica por la Iglesia de la Colonia Miguel Hidalgo

En su oración, el Ungido de Dios le dijo al Señor que fortalezca a esta Iglesia, que les dé valor para salir a las calles a predicar y que sea Él el que abra los corazones para que se conviertan a su Evangelio, porque desea que más almas vengan a bendecir a Dios, pues se trata de un grupo de 140 hermanos, bajo la responsabilidad del hermano Eduardo Morales. También acudieron a la Casa de Oración algunos hermanos de las obras de Totolapan y Mexquemeca, nuevas misiones en donde ya hay almas convertidas al Señor, las que también se regocijaron al conocer y escuchar al Siervo de Dios.

Ya de pie expresó sentirse feliz de estar con esta Iglesia y dijo que posteriormente irá a visitar a las iglesias cercanas, “en donde también se está manifestando grandemente, el cumplimiento de la promesa de crecimiento que Dios me dio el 8 de diciembre de 2014, también sé que su palabra ya se está extendiendo y llegando a más lugares que nunca habían escuchado, ¡yo soy Naasón Joaquín, Apóstol de Jesucristo por la gracia del Señor…”. Esta fue la bendición que les dejó, con la confianza de que seguirán agrandando las estacas de las tiendas del Señor, vocación que sabe dio frutos y seguirá floreciendo.

Salió del recinto departiendo bendición a los hermanos. Afuera de la Casa de Oración en sendos desplegados se leía: “Sus hijos de Morelos fuimos abarcado en su Elección”. Lo invitaron a pasar a la casa pastoral, donde los hermanos le ofrecieron un alimento.

Exhortaciones apostólicas durante el almuerzo

Ya en el interior de la casa pastoral, el Apóstol de Jesucristo alabó a los hermanos de las iglesias de Morelos que han levantado santuarios con la visión espiritual a futuro, como es el caso de la colonia Ampliación Lázaro Cárdenas, el templo de Santa Rosa Oaxtepec que se inauguró el día anterior con su autoridad, templos que son tres o cuatro veces más grandes que el número de su membrecía. Otras Iglesias han adquirido terrenos amplios con proyectos para levantar Casas de Oración más espaciosas, como en Tétela del Volcán y allí mismo en la colonia Miguel Hidalgo, que tiene un predio de más de mil metros cuadrados y a 10 minutos de la colonia

Enseguida mencionó como un modelo de construccionese el Eco Santuario de Amozoc, en Puebla, con capacidad de albergar a todo el estado en la parte superior, majestuosas obras y proyectos que son evidentes muestras de la fe de la Iglesia de nuestro Señor Jesucristo; un nivel de fe que sus ministros también deben poseer. Los exhortó a desarrollar una mentalidad semejante a la del empresario, si es el campesino también siembra para aumentar su cosecha y construir más graneros. Les recordó que como empresarios espirituales su trabajo consiste en cuidar y proveer en sus necesidades a la Iglesia.

“Es tiempo de comprender las promesas de Dios y convertirse en visionarios”

En la aceptación al Ministerio Apostólico viene el creer en las promesas de Dios, y si se cree en ellas debe haber trabajo, sin detenerse ante las dificultades que sin duda habrá. “Conozco un Dios que abre los mares, levanta a los muertos, alimentó y dio de beber a todo un pueblo en el desierto. Pues a ese mismo Dios servimos y Él obrará también milagros, pero se necesita consagración –advirtió– y pedir a Dios la ayuda y protección (,) acompañando las plegarias con sacrificios”. “Pedís y no recibís, porque pedís mal” (v. Santiago 4:3).

Enfatizó a los ministros presentes, que “si se admiraron de los templos que construyó mi padre, se van a quedar atónitos con los que se construirán en esta Nueva Era, ¿les sorprende ver la Iglesia grande? Estarán anonadados con el crecimiento que Dios nos va a dar”. Por ello, el consejo apostólico en el que enfatizó a los ministros es el de ampliar su visión espiritual y no afanarse en las cosas materiales, “porque no hay nada que la Iglesia tenga que no comparta con nosotros. Es parte de la bendición que gozan por el amor y respeto que los hermanos sienten por sus ministros cuando ven su trabajo sincero y el amor y respeto con que los cuidan, porque son la esposa del Cordero”.

Manifestó su deseo de ir esa mañana a conocer los otros dos templos de Cuautla y ver cómo el Señor ha multiplicado la Obra en ese lugar, en el que tiempo atrás se quiso destruir lo que el Apóstol Aarón trabajó allí. Y sin embargo, con satisfacción y orgullo, la Obra continúa con tres iglesias y espera próximamente la cuarta, en el predio que los hermanos de Miguel Hidalgo tienen, donde se construirá un santuario para la gloria de Dios.

El Apóstol de Jesucristo se sigue alegrando con dichas obras, fragante aroma de sus hijos en la fe, que ese mediodía continuó visitando con gran satisfacción porque las almas son ejemplos vivientes de la fe de los hermanos.

Fuente: Coordinación de Crónica Apostólica.

Album Not found