Acabó el tiempo de lucha: Hoy es de grandeza

Acabó el tiempo de lucha: hoy es de grandeza; Apóstol Naasón Joaquín en APEM

Acapulco, GRO. A 12 de mayo del 2019. (Berea Internacional). El Excelentísimo Apóstol de Jesucristo, Naasón Joaquín García encabezó por quinto año en su glorioso ministerio, la Cena de Gala que le ofrecieron los miembros de la Asociación de Profesionistas y Empresarios de México. Como un solo hombre, miles de ciudadanos estudiados y generadores de empleos, le agradecieron y honraron. Él, los incitó a mostrar más humildad y a trabajar por el Pueblo.

El Embajador del Reino de los Cielos se refirió a la opinión que hoy tienen sociedad y gobierno de la Iglesia La Luz del Mundo y dijo que estos logros de los profesionistas solo pueden venir de Dios. Amplios segmentos de la sociedad ya saben que este Pueblo es grande, poderoso, preparado. Por tanto, externó su deseo de que todos nos tratemos con respeto y honor, porque somos luz del mundo y somos guerreros.

Ahora que los empresarios y profesionistas han conocido grandes espacios de notoriedad, de prosperidad, de éxito, el Ungido de Dios, Naasón Joaquín les recordó quiénes son, de dónde vienen, quién les dio sus triunfos y les anunció muchas, pero muchas victorias más porque el tiempo de la lucha que este pueblo libró hasta hace algún tiempo, ya acabó y porque así lo quiso Dios, estamos, en la Era de la grandeza.

Sin embargo, el Varón de Dios destacó que este momento de bendición no es la meta, que hay más prosperidad, más bendiciones en nuestro camino. Por tanto, les llamó a seguir pensando en este Pueblo del Señor, en ayudar a quienes no se han preparado académicamente como ellos, y los instó a ser siempre humildes, sencillos con sus hermanos.

En la Cena de Gala ofrecida en su honor, privó la dicha de un numeroso grupo de hombres y mujeres que, efectivamente, se han destacado en la ciencia, la tecnología, el deporte, la cultura y las artes, la industria, el comercio, la educación, la política. Esa dicha, estuvo sustentada en la certeza que los hijos de Dios tienen en las promesas divinas y hubo hombres, y mujeres, premiadas.

Los reconocimientos se dividieron entre empresarios y profesionistas de México, de Estados Unidos, de El Salvador, Costa Rica, y Panamá, para miembros de la APEM y sus organizaciones similares en otras latitudes.

Antes, graduados de licenciaturas, maestrías y doctorados, pasaron al frente para ser presentados a la comunidad, y todos los triunfos causaron alegrías en los asistentes.

Los premios consistieron en una bella Escultura del artista Fabián, residente de Mazatlán, quien concibió un puño en bronce.

Finalmente, todos los profesionistas, unidos perfectamente con el Gran Apóstol de Jesucristo, Naasón Joaquín García, cantaron Las Mañanitas, después el Himno Contigo Estoy.

Así cerró la III Cumbre Interamericana de la APEM en este Puerto de Acapulco.