Agenda Apostólica

Jubileo de Vida: El 50 aniversario del natalicio del Apóstol Naasón Joaquín

By mayo 7, 2019 mayo 21st, 2019 No Comments

“Y tendrás gozo y alegría y muchos se alegrarán en tu nacimiento” (Lucas 1:14)

(Coordinación de Crónica Apostólica). Este martes 7 de mayo, la iglesia la Luz del Mundo se congratuló en el Jubileo de vida del Apóstol Naasón Joaquín. Los hermanos y hermanas congregados en el templo sede en Hermosa Provincia, en la glorieta y en las calles circundantes, aguardaban el momento en que el Embajador de Jesucristo ingresara al sagrado recinto, para dar las gracias a Dios por permitirle cumplir 50 años de vida.

En punto de las 10:00 de la mañana, el Pastor Miguel Vázquez dio inicio al espacio de consagración en el que leyó el Salmo 45, para invitar a la grey a orar por el Ángel del evangelio eterno, emotiva oración tras la cual, los coros entonaron la alabanza de reconocimiento: “Del cielo se oyó una voz” en la que hicieron referencia al glorioso momento de la manifestación apostólica y del previo llamamiento, al dulce coloquio entre Dios y su Elegido. Indubitable hecho que la mayoría de la iglesia recibió en su corazón, junto con el consuelo y la plena certeza que Dios selló en el alma de más de 600 mil hermanos presentes y de cientos congregados en cada casa de oración de los 53 países que hasta ese día habían recibido el evangelio y que aquel glorioso día también fueron abarcados en la obra de Dios, la de creer en su Elegido y hoy se reunían para agradecer y en un hermoso cántico daban gloria a Dios por tener un Apóstol por guía de sus almas y a la vez felicitarle por su cumpleaños.

Las trompetas anunciaron la cercanía del Apóstol

En punto de las 11:00 las trompetas anunciaron que se acercaba el anhelado de todas esas naciones, y así fue, la silueta erguida del Apóstol que caminaba despacio por el pasillo central del magno santuario saludando cariñoso, colmó de alegría a los presentes que agradecidos glorificaban a Jesucristo y posteriormente acompañaron al Siervo del Señor a orar, que como hombre de Dios depositó la gloria en el Altísimo.

Enseguida el P. E. Uzziel Joaquín, con profundo respeto y reconocimiento se dirigió al Hombre de Dios y a nombre del Cuerpo ministerial le felicitó, entre sollozos le agradeció, que como a Onésimo, siendo inútil y huérfanos, los dignificó y los puso al servicio del Señor. Además conmovido en sus entrañas y entre lágrimas recordó el momento en que los incrédulos empezaban a mofarse de la iglesia creyendo que había quedado a la deriva: “Recuerdo que me dijo: ven acompáñame. Ahí fue cuando el Varón de Dios, con voz firme se dirigió a los Pastores que aguardaban en el patio de la casa y los invitó a unirse para enfrentar el reto de defender la iglesia, desde ese momento ya estaba protegiendo y confortando a la iglesia que Dios ya le había entregado, verdad que aún estaba velada para muchos; Mas a nosotros nos fue integrando y transformando nuestras vidas…” Lo cual hizo de tal manera, que no se perdió ningún alma, salvo los que no habían creído en la elección del Apóstol Samuel Joaquín y tampoco Dios hizo la obra en esos corazones; por lo que igual no recibieron la fe en la elección apostólica de esta nueva era. En cambio reiteró la adhesión del Cuerpo ministerial y su determinación de servir a la Iglesia de Jesucristo y a su Siervo, hasta el último aliento. Al concluir su elocución, el hermano Uzziel se dirigió al Apóstol para felicitarle y en un largo abrazo le expresó su reconocimiento.

De igual manera, el apóstol del Señor estrecho al P.E Benjamín Chávez, quien a nombre de la Iglesia universal le felicitó después de agradecer la dádiva de Dios: el reconocimiento a su Elección, que eleva al creyente, a la gracia de Dios. Los coros hicieron lo propio y en suave melodía bendijeron el jubileo de vida destacando que por este ministerio, la iglesia desde Alaska hasta Punta Arenas, en la República de Chile tiene gracia y reposo espiritual, así como la paz de Jesucristo.

El Apóstol Naasón agradece el reconocimiento y deja un mensaje a la Iglesia

El Mensajero del Dios alto aceptó las felicitaciones de la iglesia y el reconocimiento de sus amigos los integrantes del Cuerpo ministerial, así como el cántico de la iglesia en el que lo felicitaron por su cumpleaños declarando lo que significa su vida para el pueblo del Señor. En respuesta y como auténtico Siervo de Dios, depositó la gloria en el Padre celestial y expresó que recibía ese homenaje porque tiene la convicción, que es lo que Dios ha puesto en sus corazones, darle un broche al siervo “…y aunque no es normal que la Señora dé un presente al Siervo, porque yo vengo como tu esclavo y tu servidor, he sido puesto por Dios para guiarte a la vida eterna con tu esposo Jesucristo…” Reiteró que fue enviado para servir a la esposa del Cordero, para conducirla a su Señor. Trabajo espiritual para el que comprometió a los ministros a ser siembre fieles a la iglesia, a servirla y ataviarla para conducirla hacia el reino de Dios con Jesucristo.

Reconoció la ayuda de Dios en los triunfos obtenidos en estos cuatro años, desde la victoria que le dio el Señor ante los embates de la cizaña que emergió durante las exequias del Apóstol Samuel, cuando él y sus ministros con la mano empuñada aceptaron el reto de proteger a la iglesia, “mientras aquellos apostaban a desbaratar a la iglesia destilando tristeza, amargura y soledad, no han logrado su propósito, el Apóstol Samuel enseñó a la iglesia a estar unida y nada pudieron hacer, antes ella se sumó a mis proyectos y me recibió por Enviado de Dios; a quien agradezco que siga con su iglesia. Hoy alabo y bendijo a Dios por los que son trigo, por los que por su gracia son hijos de Dios, dignidad que no hemos de cambiar por nada; sino que día a día hemos de luchar hasta el último aliento de nuestra vida; porque con la paz de Jesucristo somos inmensamente felices…”

Admitió que hay quien critica y cuestiona la autenticidad de la iglesia del Señor y de su Apóstol, debido a que hay quien no trabaja en el bien hacer y otros que su conducta no es recta; lo cual lamentó con verguenza; pero aseguró que para corregir las carnalidades de algunos, están él y sus amigos los ministros que le seguirán ayudando, que se seguirán esmerando para rescatar las almas, llamar a otras y corregir con la palabra de Dios. Enfático prometió a la iglesia y a los débiles en la fe, que cuando escuchen esos comentarios, él y los ministros se esforzarán más por santificarlos con la Palabra de Dios y su evangelio recordando siempre la verdadera doctrina del Señor, exhortando para que se corrija el pecado y les hagan volver otra vez al redil del Señor; lo cual se logrará, porque en esa lucha no van solos, la iglesia tiene un apóstol en su vida, tiene al que estará protegiendo la fe y los mantendrá unidos a Dios y a Jesucristo, con él seguirán siendo un pueblo unido, una iglesia triunfante y feliz , porque con la confianza y fe en la elección, en esa obra perfecta que Dios hizo en cada corazón, ¡nada los apartará, ni las críticas, ni las murmuraciones, ni las viejas artimañas de satanás¡, que incluso llevaron a la cárcel al hermano Aarón para hacer creer que era un hombre malo, ¡nada pudieron hacer con su fe!

Categórico, como suele serlo, el Apóstol de Jesucristo aseguró que tampoco a él lo vencerán los enemigos de la fe: “Si a su hermano lo llevaren a la cárcel, ese lugar sería inundado de la palabra de Dios; porque aunque el Señor me permitiera pisar esos lugares, ahí sería predicada la verdad del evangelio; si me desterrasen me iría a otro país y ahí su hermano inundaría la ciudad con el evangelio, ahí la iglesia también prosperaría; porque esta misión y esta gracia la he recibido de Dios a través de Jesucristo.”

Respecto al homenaje que la iglesia le hace por sus 50 años, dijo que lo recibe como muestra del amor y reconocimiento que la iglesia le prodiga; sentir que es recíproco, pues es correspondido en ese amor a la elección, ya que éste es el factor medular que la sustenta teniendo presente que la iglesia no puede existir sin alguien que la dirija; aseveración que argumentó con la historia patriarcal y del pueblo de Dios, en donde no hubo palabra de Dios desde que el Señor recogió al apóstol Juan, al hombre que traía la encomienda con la palabra apostólica y acotó que a Dios se le recibe, no por la Biblia, sino por el oír la palabra de Dios.

Los apóstoles son los administradores de los misterios de Dios

En este tenor aclaró que la Biblia no es suficiente para comunicar al hombre con Dios, como lo dan por hecho otras congregaciones que la interpretan y la practican según criterios humanos. Para anclar esta verdad recordó que el profeta de Dios, Jeremías les mandó decir: Dile a mi pueblo que a donde vayan den sus hijas a sus hijos, que planten viñas y prosperar en medio de la gente ajena a su credo, en Babilonia, a donde los habían llevado cautivos. Así lo hicieron, obedecieron aunque la Biblia en la Ley ordenaba que no se mezclaran con los gentiles, mas obedecieron al profeta y fueron prosperados. En tiempos del Señor hubo judíos que escucharon la palabra de Dios en Cristo y creyeron en él. Al hermano Aarón le dijo que se estableciera en Guadalajara, le ordenó restaurar la iglesia que hace más de 2000 años fundara Jesucristo, le aseguró que aquí el Señor tenía un gran pueblo que lo iba a bendecir. Se alegró que ahora no sólo es este pueblo el que alaba y bendice a Dios, destacó que por esta verdad hay un gran pueblo del Señor en el mundo y que en 58 naciones bendice a Dios.

Con esta comprensión, el Apóstol de Jesucristo exclamó a voz en cuello, que: ” hoy la iglesia tiene la certeza que el momento que estamos viviendo, es un momento aceptable, tiempo de grande bendición, porque hombre de Dios hay en medio de ti y que te encamina a la salvación, que administra los misterios de Dios que antes no habían sido revelados, como ahora a los apóstoles de estos tiempos de la Restauración…” Agregó que primeramente puso Dios Apóstoles y profetas en su iglesia, por lo que dijo: “También tú sabes que si no hay Apóstol de Jesucristo que sostenga al pueblo, no habría iglesia del Señor. Igual Dios te ha convencido que yo vengo como tu servidor, como Apóstol y discípulo del Señor, al que le da el conocimiento, no humano, la forma de evangelizar y guiar a su iglesia, las estrategias y la gracia de Dios hoy en tu hermano por la Elección, encomienda para la que fui elegido desde antes de la fundación del mundo, distinción por la que soy amado por Dios y Jesucristo, amado por ti y aceptado por el mundo…”

Por todas esas dádivas agradeció a Dios emocionado en el espíritu y con lágrimas, por la bendición santa de llamarle a ser un verdadero Apóstol invitó a la iglesia a acompañarlo en oración e ir a agradecerle a Dios el regalo de la adopción de hijos de Dios, de ser la iglesia santa del Señor y de tener en medio de ti a un Apóstol. Bendijo los 50 años de estar en la iglesia, porque aquí nació y por lo tanto reconoció a Dios la bendición de ser hijo de un padre santo, de un gran Apóstol. Al respecto reiteró que igual él viene como Apóstol, no como rey, ni director ni presidente, sino como un discípulo de Cristo, como un esclavo, como un siervo para predicar su evangelio y guiar a su iglesia al reino de los cielos.

Por tantas bendiciones espirituales agradeció de todo corazón y con inmensa alegría la misión por la que es muy honrado en sus 50 años e invitó a los presentes a darle a Dios la gloria por todas sus infinitas bondades y con esa emoción que le dispensa la virtud de la gratitud, aclaró que también vino para darse un abrazo espiritual con la iglesia que lo recibe por hombre de Dios y a quien invitó a agradecer al Señor por ser la iglesia verdadera de Dios

A Dios le pedí sabiduría y Él me la dio para guiarte

Mencionó que para desarrollar su trabajo y cumplir con la encomienda, le pidió a Dios sabiduría, suplicó y Él contestó su ruego, agradeció el que se la diera para poder dirigir sabiamente a la iglesia; por ello con humildad reconoció que la ciencia con la que guía a la iglesia es de Dios. Asimismo destacó que todas esas bendiciones lo acercan más a Dios que le guía en un servicio total y pleno a la iglesia, que siempre está con él y por ello agregó: “siento la presencia de Dios cuando toma mis labios y trasmito su palabra, siento cuando Dios me inspira, cuando es Él el que toma mi corazón y te habla por medio de mí, siento cuando tú lo recibes a Él, a ese Dios Bendito, veo cuando entra su espíritu en ti, veo cuando se mueve entre nosotros, por todas esas bendiciones exclamo, ¡qué felices somos con Él, sea bendito Dios desde ahora y para siempre¡ “

La voz con la que el Siervo del Señor bendecía al Altísimo, proyectaba al hombre fuerte en el que Dios lo ha convertido por la Elección para cuidar y proteger a la iglesia, fortaleza que trasmitió a la grey henchido de amor y gratitud al Señor que lo tuvo por fiel para conducir este rebaño espiritual que por Dios y Jesucristo es un pueblo feliz, al que el Señor le tiene reservada una dicha mayor. Por tan excelsas bendiciones le elevó un bello salmo a Dios, en cuyas estrofas agradeció enternecido, el inigualable amor de Dios hacia él, hacia la iglesia y hacia su pueblo. Líneas poéticas que recogimos porque revelan el genuino y profundo reconocimiento del Apóstol Naasón Joaquín, al Padre eterno, a Dios que lo convirtió en un Apóstol verdadero:

Salmo en el que el Apóstol Naasón Joaquín expresa gratitud a Dios

Aumentaste la fe de tu pueblo para que fuese muy engrandecido
Mi corazón responde con asombro a su amor, reconocimiento y ternura;
en todos los climas, pueblos y rancherías compruebo el crecimiento de tus hijos.
Su prosperidad ha sido amarte, obedecerte y acompañarme.
Lloro de emoción evangelizando con los niños,
canto al lado de tus viudas
grito en la guerra con tus jóvenes.
Cada anciano, cada mujer, cada miembro de tu iglesia es vital, enérgica,
nos movemos en perfecta unidad como un solo hombre,
la dicha de sabernos uno fluye por nuestras venas,
llega a mi corazón y palpita en gozo.
Los coros son cuerdas melodiosas en mi garganta y canto, canto de júbilo
¡Oh Jesucristo, porque he visto tu gloria!
Corro de Centro a Sur buscando obreros y salen a mi encuentro batallones.
Las mujeres cuentan en mi ministerio,
su fuerza inspira a mis guerreros.
Me inclino para abrazar a los niños
y son ellos los escaladores que abrazan a su Ungido.
Permites que llegue a mis cincuenta años,
equilibrio y madurez cierran los ciclos que vive el ser humano;
pero en tu Siervo Naasón cincuenta años son plenitud en tu felicidad eterna
No acostumbro fiestas y en el fondo me sonrojo;
pero cómo no celebrar tanto gozo con tu pueblo.
Yo nací para adorarte y esa ha sido mi mayor sabiduría,
reconocer tu poder y omnipresencia
reconocer tu amor y tus proezas , los prodigios de tu misericordia.
Formaste mi carácter para la guerra,
como Naasón, primero en tus filas para cruzar el mar,
como Merarí para cuidar tu arca en el trayecto.
Ordenas mi destino y haces palpables las promesas,
multiplicas tu pueblo,
enmudeces con tus triunfos al que me aborrece,
no me preocupan los inconformes,
sólo vivo para tus hijos.
sol de justicia brilla encandecente en nuestros días,
cubres de salvación la tierra.
Celebro con tu iglesia, libertad y paz para los hombres de la buena voluntad.
Quisiste que fuéramos un solo hombre
y esta perfecta unidad nos ha hecho invencibles.
Sea mi aniversario el motivo que encienda la ofrenda,
fuego agradable ante tu presencia.
Sea la alegría de tu iglesia, primavera en todo tiempo,
Sea la gratitud, mi canto por todos los favores que de ti, ¡oh Dios he recibido!
Sea la adoración a tu nombre, Jesucristo, el mejor Trofeo de todas mis conquistas,
Sea cada minuto de mi vida entregado a tu iglesia
hasta mi último aliento.
¡Gracias, oh Dios omnipotente, por haberme elegido para servirte!
Gracias por darme el mejor de los pueblos,
para cumplir la misión que me has dado.
Gracias por llamar triunfo y prosperidad mi ministerio,
Gracias por la vida que me has dado durante estos cincuenta años,
gracias por mi familia y por cada uno de los que me rodean.
Gracias por dejarme amar lo mas excelso, a tu hijo Jesucristo, mi Señor y salvador.
Gracias Señor por tu amistad,
Gracias por la confianza en el cuidado de tu esposa,
gracias iglesia del Señor, por reconocer en mí, no al hombre, sino la elección divina
Gracias por haber estado conmigo en este aniversario,
gracias por acompañarme y estar a mi lado
por celebrar este jubileo.

Al concluir la lectura de su salmo invitó a la iglesia a ir al jardín de la oración y adorar a Dios en Jesucristo. El Embajador del reino de Dios elevó una oración de intercesión por la iglesia, suplicó al Altísimo que perdonara las faltas de los que lo hubiesen ofendido. Entre sollozos y con voz entrecortada suplicó el perdón para el pueblo del Señor. Los congregados se sumaron a la plegaria apostólica, mientras los coros entonaban la alabanza, “La vida es flor que en la mañana amanece”. Ya para despedirse agradeció a Dios por la distinción de elegirle por su siervo y a la iglesia de otros lugares, por haber venido a celebrar su jubileo.

Salió del recinto, para continuar caminando por la glorieta central, trayecto durante el cual saludó a los miles de hermanos y hermanas que vinieron a alegrarse en su cumpleaños, partió tres mega pasteles que luego fueron repartidos entre los fraternos; quienes se retiraron con un doble sabor de boca, el del mensaje apostólico y el del postre de cumpleaños que degustaron con alegría. El Apóstol de Jesucristo, desde el balcón de su casa despidió a los congregados