“Cumple con tu misión y Dios cumplirá en ti sus promesas”: encomienda del Apóstol Naasón Joaquín a la Iglesia Del Villar

(Coordinación de Crónica Apostólica) — El miércoles 24 de octubre, el Apóstol de Jesucristo, Naasón Joaquín García, visitó a los hermanos de la colonia Del Villar, en Puerto Vallarta.

El reloj marcaba las 12:20 de la tarde cuando el Apóstol del Señor, acompañado de su esposa, la hermana Alma Zamora, y los ministros D.E. Atlaí Joaquín, P.E. Venancio Ortiz, P.E. Roberto Montiel y Enc. Abdiel Joaquín, ingresó a la Casa de Oración, ubicada en la calle Libra n. 108, que en su parte exterior se leía en una lona impresa: “El manto de la Elección nos ha tocado y ahora vive en nuestros corazones”.

En su ministerio, dirigió unas palabras a sus hijos en la fe: “Qué alegría estar entre vosotros y entrar a esta colonia —en la que contemplo un desarrollo—, pero también veo una Casa de Oración hermosa y bella… que se convierte en este lugar en un lunarcito hermoso, espiritual, que da cuenta a todos los vecinos de que aquí están los hijos de Dios”.

Mencionó su deseo de visitar las iglesias asentadas en esta localidad: “Qué alegría es contemplar que Dios ha multiplicado esta ciudad y que ha bendecido este hermoso puerto, y que por todos los lugares está la Iglesia del Señor. Yo he deseado venir a visitar a cada una de las obritas para llenarme de esa satisfacción y orgullo, de saber cómo Dios ha multiplicado su Iglesia.

“Pero no es el final, hermanos; ustedes han oído mi testimonio, que el Señor me dijo: ‘Si hoy ves este Pueblo grande, yo lo he de multiplicar aún más’. ¿Qué significa esto? Que Dios va a multiplicar y a engrandecer su Pueblo aún más; que tiene preparadas grandes bendiciones para su Pueblo, en la colonia Hermosa Provincia, en el Pitillal… en las Iglesias que están en Nayarit… pero también para ti, hermano de la colonia del Villar. Por eso vengo a este lugar: quiero que me acompañen en una oración y poder levantar mis brazos al Señor y decirle: ‘Aquí también están tus hijos. Cumple en esta hermosa Iglesia tus promesas’.

Enseguida, la iglesia elevó una oración a Dios, en un día por demás histórico. La primera visita de un Apóstol de Jesucristo a esta colonia. Los ancianos, hombres, mujeres, adolescentes y niños, se unieron en una ferviente plegaria, sabedores que en breve serán cumplidas la palabra apostólica de prosperidad espiritual y material en esa localidad.

Luego de la oración, el padre en la fe se despidió de sus hijos espirituales: “Con alegría me voy de este lugar, sabiendo que Dios ha de cumplir en ti sus promesas. Veo una Iglesia muy hermosa, un templo que habéis adornado, pintado y arreglado; un jardín muy cuidado, para que este lugar luzca hermoso… pero yo volveré de nuevo en un tiempo no muy lejano, y cuando regrese sé que veré en este lugar una hermosa Casa de Oración, llena de almas que alaben y bendigan al Señor. Lo creo y estoy seguro, porque creo en ese Dios Vivo, que lo ha prometido. ¿Tú también lo crees, hermano del Villar? Entonces lo que corresponde a vosotros, es cumplir y seguir dando testimonio de este Evangelio, recordarlo con los niños, niñas, jóvenes y señoritas y la Iglesia en general. Que nuestros labios no se cierren. Cumple con esta misión y Dios cumplirá en multiplicar esta Iglesia conforme a sus promesas.

“Los espero el próximo domingo en el lugar del evento, donde su hermano se reunirá con todos vosotros para alabar al Señor. Hasta entonces, que la paz de Dios y la gracia de Jesucristo quede en vuestros corazones”.

Fuente: Coordinación de Crónica Apostólica.

Album Not found