Agenda Apostólica

En Eulalio Villarreal, el Apóstol de Dios predica

By octubre 31, 2018 noviembre 8th, 2018 No Comments

En Eulalio Villarreal, el Apóstol de Dios predica el Evangelio limpio

Monterrey, N.L. A 31 de octubre del 2018. (Berea Internacional). La 14a Etapa de la Gira Universal sigue llenando de bendición a esta Casa de La Elección que es la Zona Metropolitana de Monterrey. Hoy el Excelentísimo Apóstol de Jesucristo, Naasón Joaquín García, habló del feliz crecimiento de la Iglesia del Señor por todo el mundo, y de la necesidad que Él tiene de recorrerlo, pero felices, los hermanos le prometieron escribir nuevas páginas de esta bella historia con Él, predicando, siendo sus manos, sus labios mientras Él visita otras ciudades.
¡Qué alegría hay en Monterrey! ¡y qué júbilo sintieron los hermanos de Eulalio Villarreal por ver junto a ellos al Ungido de Dios!
Y recibieron como regalo de Dios en labios de Su Embajador, palabras que embellecen la Iglesia del Señor, y contrastan la luz excelsa del Evangelio Eterno con doctrinas de engaño.

El Apóstol del Señor se alegró porque Dios ha multiplicado la Iglesia en este lugar de Monterrey, donde inició una bella historia. Señaló que venir a Monterrey es recordar lo que Dios a través de su amor, misericordia, vino a manifestar al mundo.
Y llamó a la reflexión preguntando: ¿Cuántos años pasaron? ¿Cuántos siglos tuvieron que transcurrir para que llegara la palabra de Dios?

En ese tiempo sin luz, hubo hombres que, usando el nombre de Dios, de Cristo, de la cruz, conquistaban naciones con muertes, con torturas, con inquisiciones, con guerras, con cruzadas pero eso no era predicar a Cristo, quien no nos invita a usar la violencia, ni a ser malos, ni a ser perversos, ni a ofender a nuestro prójimo.
El Embajador del Reino de Los Cielos, recordó que como no había palabra de Dios sobre la faz de la tierra, el hombre que no tenía a Dios quiso engañar a la humanidad. Y lo hizo porque así estaba profetizado por el Espíritu de Dios.

Citó entonces al Apóstol Pablo, quien habló del inicuo cuyo advenimiento va a ser por obra de Satanás y traerá milagros, señales, maravillas, para engañar a muchos.
Entonces el Apóstol de Jesucristo Naasón Joaquín citó el momento hermoso de la Restauración: ¡Qué tristeza es haber visto que todos esos siglos pasaron sin la palabra de Dios sobre la tierra! pero cuando Dios vio que el tiempo había llegado, de restaurar su primitiva iglesia, que Él inició con Jesucristo, su Hijo Amado, entonces un 6 de abril aquí en Monterrey se vuelve a oír la voz de Dios y se empieza a predicar este Evangelio hermoso, esta palabra de amor, este Evangelio Eterno, que no trae muertes, que no trae guerras, que no trae sangre, que no trae inquisición, sino una palabra que nos deja en nuestro libre albedrío, elegir si queremos o no queremos ser parte de ella.
Por ello, se alegró: Dios te ha permitido a ti, ser parte de ella, porque no es del que quiere ni del que corre, sino de aquel que Dios tiene misericordia.

¿Estás feliz? ¿Estás contento con ser parte de esta bendición que Dios nos ha regalado?
Enseguida precisó: Esto no termina aquí. La abundancia de este hermoso crecimiento empieza aquí, sí, porque es verdad que Dios le habló al hermano Aarón, promesa cumplida a través del tiempo; habló con el hermano Samuel y le dijo ese ángel que va a cruzar los continentes ese eres tú y la promesa se cumplió. Citó enseguida lo que en esta Era Dios le habló a Él y esa multiplicación que le prometio se está cumpliendo.

Es verdad, indicó el Gran Apóstol de Dios: ya somos muchos, estamos por toda la ciudad de Monterrey, por todo el país de México, y por más de 55 naciones, pero no es todo. Aún aquí en Monterrey el Señor tiene un grande pueblo y habrá miles y miles y miles, de almas que se habrán de unir a nosotros, a través del Evangelio, de la predicación.
Los hermanos, llenos de gratitud por lo que Dios ha hecho con ellos, lo despidieron con su compromiso de dar testimonio. Y los fervorosos niños, aquí en Eulalio Villarreal, han tenido el día más feliz de su vida.