En la próspera Tijuana, llama el Apóstol Naasón a combatir más

Tijuana, BC. MÉXICO. A 17 de abril del 2019. (Berea Internacional). En la Colonia Tres de Octubre, cercana a magnas Casas de Oración de la próspera y grande Iglesia del Señor en esta metrópoli de Tijuana, el Excelentísimo Apóstol de Jesucristo, Naasón Joaquín García, trajo a su memoria la valentía, en su tiempo, de los Siervos de Dios Aarón y Samuel para lograr este crecimiento, por lo que llamó a los hermanos a proseguir con la evangelización, que aún no concluye.

Aquí, en esta urbe que cuenta con amplias y diversas Casas de Oración, donde miles de almas han hallado salvación y van en busca de la Vida Eterna, el Embajador del Reino de los Cielos resaltó que aún oye miles de voces de almas que gimen en busca del Señor.

Por eso, les llamó a combatir espiritualmente por rescatar almas, ya que aún siendo grande este pueblo del Señor, la promesa que Dios le hizo fue específica: Si hoy ves grande a este Pueblo yo le he de multiplicar aún más.

A la Colonia Tres de Octubre, también vinieron hermanos de las colonias Genaro Vázquez, así como de la Valle Dorado, y el Varón de Dios recordó que han pasado ya más de 50 años desde que en Tijuana se empezó a predicar la Verdad. En aquel tiempo, de momento algunos no aceptaban escuchar esta Palabra, pero cuando el mensaje apostólico entraba a su corazón, las almas no querían ni que el hermano Aarón se fuera de la ciudad.

Después, rememoró, correspondería al hermano Samuel predicar y visitar esta ciudad, y la bendición de Dios se extendió.
Entonces, recordó que a Él también Dios le hizo una promesa, que su Pueblo se multiplicaría y subrayó que Él cree firmemente en ello. Por esta razón convocó a los hermanos a predicar y dar testimonio de esta Verdad.

Citó como ejemplo el himno que sostiene: “lucharon otros por la fe, cobarde no he de ser” y se refirió a los valientes Aarón y Samuel que pelearon con valor, con entrega, a costa de sus propias vidas, junto con ministros guerreros que lo acompañaban y se esforzaban día a día por amor de sus almas.

Tijuana se goza. Los visitó el Gran Apóstol de Jesucristo Naasón Joaquín García y están llenos de bendición.