Agenda Apostólica

La Iglesia del Señor, el paje de armas de la Elección

La Iglesia del Señor, el paje de armas de la Elección, dice en Delicias el Apóstol Naasón Joaquín

DELICIAS, Tamps. A 14 de marzo del 2019. (Berea Internacional). En la cuarta visita que hizo a casas de Oración de la Zona Metropolitana Binacional de Reynosa y Mc Allen, además de haber pasado por la mañana a Laredo Texas, el Excelentísimo Apóstol de Jesucristo, Naasón Joaquín García estuvo en la colonia Delicias de Reynosa y dijo que Dios le envió a librar a batalla espiritual de predicar su Evangelio por toda la tierra, pero que le dio como paje de armas a la Iglesia del Señor esparcida por el mundo.

En esta pequeña Casa de Oración se vivió un día especialísimo. Pasaron muchos días desde que ellos empezaron a acariciar el anhelo de tener entre ellos al Embajador del Reino de los Cielos y cuando esto se hizo realidad, hoy, no cesaron de alabar el nombre de Dios, de glorificar a Cristo y de acompañar con sus voces, sus ojos y sus manos, al Apóstol del Señor Naasón Joaquín García.

Cuando habló con los hermanos, el Varón de Dios les empezó a recordar la disposición de Jonatán de irse a la guerra con su paje de armas. Así dijo que tiene Él la responsabilidad de encabezar esta batalla espiritual, que nada tiene que ver con pistolas o piedras o palos, sino por las almas, pero se sintió complacido porque Dios también le dio un paje de armas que es la Iglesia.

A los hermanos de Delicias en Reynosa, les saludó con mucho amor, les expresó claramente su dicha por estar con ellos, y les dijo que su alma también saltaba de alegría por haberlos visto, pero les dejó el compromiso, la encomienda, de ayudarle a predicar esta Verdad.

Los hermanos manifestaron con toda felicidad su deseo de acompañarle en este proceso, y les aclaró: No se preocupen si son poquitos, porque a Dios le da lo mismo dar la victoria con muchos que con pocos y cuando Él te vea predicar mandará sus batallones.

Es un recorrido de victorias del Señor, el que ha permitido Dios a su Gran Apóstol de Jesucristo. Las páginas de oro de la Iglesia del Señor, de la historia de Dios, se siguen escribiendo.