Agenda Apostólica

Multiplicada la Iglesia del Señor en Monterrey

By octubre 30, 2018 noviembre 5th, 2018 No Comments

Multiplicada la Iglesia del Señor en Monterrey: llega el Apóstol de Dios a Celestino Gasca

Monterrey, N. L. A 29 de octubre del 2018. (Berea Internacional). En la tercera urbe de México, la de Monterrey, la bendición de Dios ha sido abundante. Su pueblo crece, y se encuentra por todos lados. Hoy el Excelentísimo Apóstol de Jesucristo, Naasón Joaquín García lleva recorridas cuatro Casas de Oración y al llegar con los hermanos de la colonia Celestino Gasca, en el municipio de Escobedo, se alegró por el cumplimiento de las promesas de Dios a La Elección en la Restauración.

El Varón de Dios destacó su alegría por ver cómo la Iglesia del Señor se ha multiplicado, pues Dios ha permitido que extendamos nuestras tiendas, que alarguemos nuestras estacas y podamos observar la ayuda de Dios que se ha manifestado en este tiempo de la Restauración.

Dijo a los hermanos que recordar ese 6 de abril de 1926 en el que Dios le llamó al Apostolado al hermano Aarón Joaquín, es trasportarnos a esos 92 años que han transcurrido, de trabajo, de crecimiento, de labor que Dios ha hecho a través de sus Siervos, por las promesas que les ha dado.

Y citó como ejemplo a la propia Casa de Oración en la colonia Celestino Gasca, lo que significa el cumplimiento de la promesa que Dios le hizo.

Sostuvo su creencia en esa promesa y que se tiene que cumplir, porque hasta el día de hoy se va cumpliendo.

En la promesa hecha por Dios al hermano Aarón, “y haré notorio tu nombre por todo el mundo”, puso de relieve la palabra notorio, que significa que toda la gente va a escuchar, va a tener conocimiento de esta hermosa doctrina.

Recordó que ésta promesa se ha cumplido parcialmente, pues no cree que aquí termine esa promesa. También, -añadió- que Dios le había prometido a su Apóstol Samuel que iba a traspasar fronteras, mares y continentes, y vuestros ojos lo han visto. Luego, habló de su ministerio: “Dios me hizo una promesa: si hoy ves este pueblo grande yo lo voy a multiplicar”.

Entonces, precisó, no se ha terminado nuestro trabajo, al contrario el trabajo es seguir dando testimonio, es seguir siendo parte de la promesa que Dios le dio a sus siervos, es seguir siendo parte de esta bella historia.

Aquí en la zona metropolitana de Monterrey, la fiesta espiritual es grandiosa.